Súper del Norte, gigante herido

Día de publicación: 2019-03-15
Por: Feliciano J. Espriella


Desde hace poco más de un año, en los círculos empresariales y en algunas dependencias gubernamentales empezó a circular un rumor que poco a poco fue tomando visos de realidad: el Grupo Súper del Norte enfrentaba fuertes problemas económicos que amenazaban su viabilidad en el futuro.

En la actualidad, es más que evidente que lo que se convirtió en un fenómeno empresarial y en 20 años se erigió en un gigante comercial, se encuentra herido y con síntomas que podrían presagiar un fatal deceso.

Su líder, fundador y director general, Servando Carbajal, aparenta una normalidad y bonanza que cae por su propio pie a la luz de las circunstancias. Es acremente criticado, sobre todo en los círculos empresariales, por una evidente displicencia ante acontecimientos que rallan en la gravedad.

"El señor está muy ocupado y entretenido con su equipo de futbol mientras los negocios se derrumban”, es ya un clamor generalizado en los círculos rojos, aunque según ha trascendido, su socio en el equipo de futbol Cimarrones, Saúl Rojo, cansado de ser quién cubría los faltantes económicos, lo separó de la organización.

Es sintomático además de que las cosas no andan nada bien, la reticencia de Carbajal Ruiz para abordar el tema. "Todo está mejor que nunca y los Santovalle son todo un éxito”, responde cuando se le cuestiona sobre el evidente fracaso de algunas de las tiendas Santovalle o Vimark.

 

20 años de ascenso, primer error táctico y luego… el inicio del fin

Del 01 de febrero de 1996, fecha en que se inauguró la primera tienda de lo que llegó a ser la cadena Súper del Norte, al 26 de marzo de 2016 cuando se le anexaron las 7 tiendas Vimark, pasaron sólo 20 años, y en el ínter la cadena subió como la espuma.

Con los Vimark la cadena llegó a 51 supermercados. La anexión fue bien recibida por el público hermosillense que empezó a frecuentarlas mucho más seguido. Probablemente pensaban que bajo el halo de Carbajal quien ya se había consolidado como empresario de altos vuelos, las cosas cambiarían para mejorar. No sucedió así.

Inexplicablemente Servando Carbajal conservó el nombre Vimark, evidentemente desprestigiado y continuó con el mismo esquema comercial fracasado. A las pocas semanas con todo y la bendición de Carbajal, las tiendas retomaron el curso que venían arrastrando y que las llevaron a la quiebra.

 

Segundo y más grave error táctico e inicio del desplome

Apenas tres meses después de la anexión de la cadena Vimark, en junio de 2016, Servando Carbajal anunció que había cerrado un trato con los propietarios de la cadena de autoservicios Santa Fe, y compraría 52 de sus tiendas, con lo que su propia cadena prácticamente se duplicaría y llegaría a 103 establecimientos.

El costo de la operación fue de 600 millones de pesos que fueron cubiertos con financiamiento bancario.

Con esta operación la cadena de autoservicios de Servando Carbajal se convirtió en la más grande en la historia de Sonora, pero incrementar el número de establecimientos al doble de la noche a la mañana, requiere de una excelente planeación y de contar con personal muy capacitado.

Me parece que Carbajal no contó con ninguno de estos dos elementos y ese fue su segundo error táctico, que muy pronto empezó a resquebrajar la fortaleza económica del hasta entonces boyante Grupo Súper del Norte.

Servando Carbajal como empresario indudablemente ha sido exitoso en los negocios, pero al querer comerse un pastel el sólo parece que se le está indigestando. Es indudablemente emprendedor, entusiasta, echado pa’delante, se ha venido paulatinamente preparando en temas de negocios y fue creciendo con solidez durante muchos años, pero ningún negocio puede crecer exponencialmente de la noche a la mañana a la sombra de un solo individuo.

 

Santovalle, la piedra que al parecer sellará la tumba

El modelo comercial que Carbajal imprimió a la primera de las tiendas Santovalle, a estas alturas es un evidente fracaso, a pesar de la fuerte inversión que se realizó en su remodelación. Luce la mayor parte del tiempo desolada. Sus dos o hasta tres registradoras abiertas no suelen tener filas de más de tres clientes y por lo general se llega directo a la caja sin hacer cola.

Tal vez la cercanía con la colonia Pitic le llevó a suponer a Servando Carbajal que un modelo de productos de calidad a pesar de los precios altos podría ser exitoso. Se equivocó. Tal vez en una tienda de 150 o 200 metros podría funcionar, pero es obvio que en un establecimiento grande es incosteable.

La situación económica según los trascendidos es verdaderamente crítica e insostenible por mucho tiempo.

Cantidades fabulosas en adeudos a proveedores, dueños de locales e intereses bancarios, son síntomas de una probable quiebra,los cuales por cuestiones de espacio no tratamos en esta ocasión

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Ir arriba