Amlo advierte a críticos de todo, "Se ven ridículos”

Día de publicación: 2019-03-20
Por: Rogelio Altamirano


Recordando nuestros inicios periodísticos un 27 de agosto de 1985 en una aventura que calendarizamos en el primer día laboral en El Imparcial y que de ahí pal real nuestros modestos, raquíticos exiguos ingresos económicos han provenido de esta profesión que abrazamos como vocación heredada y así en estos casi cinco lustros, "Que no nos ha tocado vivir”, como luego dice la chavalada, "Como cuando el pez nada y a veces ni agua bebe”, pero con dignidad.
Por desgracia la profesión ha ido de mal en peor, desde lo profesional, vocacional y es que el protagonismo estéril del yoyo se impone y desplaza a informadores objetivos conscientes que hacer periodismo no es dar show mediático.
Precisamente al respecto escuchaba un consejo ofrecido por el mismito presidente de la república Andrés Manuel López Obrador en el marco de sus conferencias matutinas que hace un llamado a los críticos de la curta transformación, "Que no está mal que critiquen, que tengan cuidado porque no se ve bien que solo tengan como propuesta estar critique y critique y peor aun cuando mienten con aquella ligereza, que con argumentos mentirosos quieran convencer”, y remata el presidente: Rayan en lo ridículo.
Y para rematar los encomiende a que tengan clase, tengan categoría.
Algo similar le ocurre a la alcaldesa de casita María Rosario Quintero Borbón, quien precisamente en la campaña política ofreció estilo de gobierno diferente y logro meterse al corazón de los navojoenses que añoraban un gobierno diferente.
Para unos el triunfo político del primero de julio fue fácil, para otros una combinación entre lo fácil y lo difícil, cuestión de enfoque y de cómo lo quieran ver, no hay razón de discutir al respecto, pues "Haiga sido como haiga sido”.
La realidad de las cosas es que la maestra Chayito Quintero ni es nueva en política ni es improvisada, tampoco gano la elección a primeras de cambio, más bien resulto una suma de trabajar toda su vida, de no quitar el dedo del renglón y ser terca en su vocación política de servir al prójimo.
Se recuerda aquella elección intermedia de la gestión de Eduardo Bours Castelo del 2006 cuando la maestra Chayito dio color político, para nosotros prácticamente una desconocida política iba por la diputación federal y le pego un susto a Gustavo Mendívil Amparan quien venía de ocupar la presidencia municipal de Navojoa y antes había sido diputado local, por lo tanto, un político experimentado al que ya mero le aplican aquel refrán que dice, "En política no existe el enemigo pequeño”.
Pero eso no es todo, la maestra se mantuvo en la pedestre política y busco convertirse en presidenta municipal de Alamos y también se quedó en la orilla, en síntesis, no ha claudicado pese a la adversidad.
Hoy como presidente municipal de Navojoa, la maestra aplica toda su experiencia y efectivamente pone en práctica estilos diferentes muy acorde al compromiso federal de la cuarta transformación impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Y, en términos generales a la maestra y a los navojoneses les ha ido muy bien y mejores resultados hubiera si no tuviera que detenerse a cada momento para retirar esas rocas que le colocan en el camino y que prácticamente le han declarado la guerra con "Campañitas” de mala leche, por ruines y cobardes.
La maestra no se cansa en suplicar, hacer llamados una y otra vez a que se olviden de colores y de rencores, que Navojoa necesita de todos y que trabajar por Navojoa vale la pena.
Sin embargo, como se los advirtiera el presidente López Obrador, si son realmente crítico, "al menos tengan clase, no pierdan la categoría, sean serios señores”.
A la mejor peco de indiscreto porque esto que se vive aquí ya lo vivieron en Huatabampo donde al doctor Francisco García Cancino le criticaron hasta de que no había nacido en Huatabampo, "No se elige donde nacer, pero si donde vivir y yo adoro huatabampo”, les respondió.
Pero también harto de los seudos líderes, de los seudos periodistas de la época y de los merolicos, respondió en un término beisbolero, "Ya me cansé de recibir pelotazos, yo también quiero batear”.
La maestra Rosario Quintero Borbón hasta ahorita a aguantado vara, le han golpeado en una mejilla y pone la otra, la hemos visto trabajar con sencillez y con humildad.
Por favor háganle caso a Andrés Manuel López Obrador y dignifiquen el quehacer de informar, olvídense que el show en las redes es periodismo que cuando se olvidan de la clase se pierde categoría y se raya en lo ridículo, lo dijo López Obrador en sus conferencias mañaneras.

Ir arriba