Me endosan falsos escritos; la injuria, grosería no son lo mío

Día de publicación: 2019-06-06
Por: Rogelio Altamirano

Circulan en redes sociales falsos escritos que se me atribuyen como una manera de causar daño al jefe de grupo del Amica Rosario Millanes Soto, hombre de todo mi respeto a quien tengo el gusto de conocer y tratarlo desde 1985 en que me inicie en el periodismo.
El escrito de marras que aborda tema burdo emplea adjetivos groseros, frases repugnantes, carente de valores del que para evitarnos causar mayor daño no vamos ni a reproducirlo ni tan siquiera una línea, porque sabemos que estaríamos alimentando el morbo.
Así suele ocurrir, es lo que esperan los cobardes autores que la víctima salga dolida buscando responsables, apuntando a todas partes a tontas y a ciegas, mientras que el verdadero culpable se divierte de enterarse que hizo daño y que su objetivo de ofender, denostar se cumplió.
Pues si lo que quería era hacer daño, si lo hizo, a mí me dolió horriblemente enterarme de esos escritos de marras en los que se me adjudica la autoría donde un servidor se refiere de manera repugnante hacia la persona del comandante chayo millanes.
Son groserías meterse con la familia, calumniar a la persona, no tiene nombre y es de cobardes recurrir a este tipo de formas ocultas, sin enseñar el rostro levantar falsos y hacer creer a la opinión pública que ejercemos un periodismo corriente rapaz, vulgar, capaces de olvidarnos de la amistad.
Sin tener nada que ver con la autoría del escrito de marras, de antemano le pido disculpas al comandante chayo que estoy seguro no le dio crédito al escrito porque conoce de mi calidad moral y sobre todo de mi lealtad de amigo que no somos capaces de meternos en la vida privada de nadie, ni siquiera de nuestros enemigos, menos inventarles nada como lo hicieron con el jefe policiaco de la AMIC, que repito es un hombre de todos mis respetos y admirado por su buen desempeño policiaco sin incurrir una sola falta.
Le advierto al autor de esas líneas que no solo difaman a un amigo, sino que usurpan mi nombre, me dan el crédito de un escrito falso y eso es un delito grave que se persigue por autoridades federales debido a que van en perjuicio de un comunicador que lo hacen ver como un charlatán carente de valores y contra un servidor público.
Nosotros por lo pronto hemos recorrido a amigos que nos asesoran para que se realice una búsqueda a través de las redes que permitan ubicar la dirección de correo electrónico o de face de donde provienen los escritos de marras que repito circulan en redes sociales, para causar descredito en el jefe policiaco y utilizan mi nombre con ese infame propósito.
Desde este espacio un servidor se deslinda de semejante escrito, lo repruebo totalmente por el nivel ruin de busca causar afectación personal y familiar, es decir se meten con la vida privada y lo peor del caso que con viles mentiras que rayan en la injuria.
Finalmente dejamos nuestra postura que de estar en nuestras manos vamos a exigir castigo, todo el peso de la ley, implacable sobre quien o quienes hayan realizado estos escritos donde nos endosan la autoría.
En mi vida profesional he tenido esos cuidados de no incurrir en la grosería y a estas alturas no salen con esto, definitivamente que quien lo hizo no va a dormir tranquilo porque se le va a rastrear el correo o face hasta dar con ese cobarde a quien desde este espacio reto a que, de la cara cosa que no creo ocurra debido a que repito, son conductas de cobardes.

Ir arriba