No sólo los peces por su boca mueren… también los "patos”

Día de publicación: 2020-08-06
Por: Feliciano J. Espriella


Qué tomaría o qué fumaría el afamado Ernesto "Pato” de Lucas, que de buenas a primeras se lanzó en contra de la alcaldesa Célida López Cárdenas tomando como pretexto los contagios por Covid, ¿o sólo será que sigue respirando por las heridas?

Aunque no cualquiera se repone fácilmente de una "madriza” como le pegó Célida en las urnas, el Pato deberá entender que ya nadie lo ve como el chamaco bravucón que generaba simpatías precisamente por ello. En unas semanas cumplirá 44 años y a esa edad la mayor parte de los varones ya tienen un alto grado de madurez.

Los berrinches, mi estimado patito, son graciosos en los niños, empáticos en los jóvenes, pero deplorables en los adultos.

A ver si te puedo explicar cómo funciona esto del Covid y los contagios.

La gente se contagia de enfermedades transmisibles porque no siguen las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitarlo. En este asunto del Covid si te recomiendan no salir de tu casa y sales, si te recomiendan no acercarte a las personas y te acercas, si te recomiendan lavarte las manos y no lo haces, y en general si mandas por un tubo todas las indicaciones para cuidarte, ¿a quién culparías si te contagias? 

O qué, ¿crees que las autoridades deberían poner un vigilante en cada casa para evitar que salgan sólo cuando es indispensable?

Si no te has dado cuenta, los sonorenses hemos sido de los más reacios en lo relativo al confinamiento. Todos lo hemos visto, ¿es de extrañar entonces que tengamos los mayores índices de contagios?

Ahora que, si se trata del inicio de tu precampaña para buscar de nuevo la alcaldía, me parece que de nuevo traes extraviada la bacinica.

 

Economías en caída libre

Ya no son especulaciones ni estimaciones con más o menos márgenes de error, los resultados lo confirman, el mundo, en su totalidad, se encuentra inmerso en una brutal crisis económica.

Se les adjudicarán las culpas a quienes mejor les convenga o acomode en cada región. Lo más probable es que en cada nación, una enorme cantidad de sus pobladores, directa o indirectamente se la achacarán a sus gobernantes, a quienes les señalarán con o sin razón que no supieron afrontar los retos de la pandemia.

Y tendrán razón, sólo que, en éste, como algunos enigmas insolubles, hasta la fecha, en ningún país del orbe, no ha habido y al parecer no habrá en el futuro inmediato, ningún gobernante que pueda presumir de que saldrá bien librado de esta crisis.

A unos les irá menos peor que a otros, como siempre sucede, pero de que en los próximos años sus niveles de bienestar serán fuertemente afectados, creo que nadie podrá evitar.

Según los registros correspondientes a 2019, el PIB de Estados Unidos fue de 21.4 billones de dólares; el de México, 1.2 billones, entre otros. Ambos se van a pique, pero la caída más profunda la registra Estados Unidos. 

 

El PIB gringo cayó más que el nuestro

Según los últimos datos dados a conocer recientemente, el producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos cayó 9.5 por ciento en el segundo trimestre de este año, en comparación con el primer trimestre. Dicho retroceso equivale a un ritmo anualizado de 32.9 por ciento, según la estimación inicial del Departamento de Comercio de aquel país y viene a ser la mayor disminución anual en los registros trimestrales desde que se vienen compilando.

Las causas son ampliamente conocidas y aceptadas, como consecuencia de la devastación económica que resultó de los cierres ordenados por el gobierno y las órdenes de quedarse en casa diseñadas para frenar la propagación del nuevo coronavirus, que detuvo abruptamente la expansión económica que duró 10 años.

 

Se les aguó la fiesta a los agoreros del desastre

Las cifras económicas en México también son malas y lamentablemente con tendencias a empeorar, sin embargo, cuando menos de momento podemos alegrarnos de que se quedaron con las ganas de festejar los opositores al régimen, entre quienes se incluye el Inegi, porque no tuvimos la peor caída económica del mundo, como vinieron presagiando en los últimos meses.

En realidad, fue bastante menor la caída económica de México que la de nuestros vecinos del Norte. En el segundo trimestre del año, el PIB se contrajo –18.9 por ciento respecto al mismo periodo de 2019 debido al cierre de actividades por el coronavirus, informó el propio Inegi. El confinamiento se sumó a otros factores, como la falta de inversión.

Ante esta panorámica, ya no sabe uno si ponerse a reír o llorar. Aunque estamos menos peor que nuestros vecinos, la debacle económica de nuestro principal socio comercial, del cual recibimos 80 centavos de cada dólar que exportamos, lo único que nos garantiza es que seguiremos los próximos meses y años con una economía muy reprimida.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjspriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba