Se enojó el pueblo bueno con el Presidente

Día de publicación: 2020-08-10
Por: Rafael Cano Franco


En su conferencia mañanera del lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador mostró disgustó porque medios de la Ciudad de México –citó a "Reforma” y "El Universal”-- no dejan de presentar las cifras de contagios y  muertes por Covid-19, cifras que emanan del propio gobierno federal, por cierto, y que son alarmantes porque nos ubican como el país con más alta tasa de letalidad en el mundo.

Lo que todos los medios de comunicación publican, son las cifras oficiales, es decir se trata de datos validados por el gobierno federal a través de la Secretaría de Salud: ningún medio las inventa, las altera o las modifica a su antojo; no existe entonces falta a la verdad periodística ni a la ética, es simplemente el ejercicio diario de informar con la verdad, los números son tan reales que ni el propio López Obrador los puede desmentir.

Este intento de censura emanado desde la Presidencia de la República, solamente busca disfrazar el fracaso en el que se convirtió la lucha contra la pandemia y que más allá de no tener responsabilidad de la llegada del Covid-19 a México, los efectos que generó la enfermedad, sí se facturan al gobierno federal por ser desastrosos para la sociedad y eso genera un impacto negativo en la imagen del presidente López Obrador.

Es decir, los más de 500 mil contagiados, las más de 52 mil personas muertas por coronavirus, son un problema de salud para el gobierno que nunca supieron dimensionar; pero también lo es la crisis económica por la que atravesamos y la de seguridad pública que amenaza con agravarse ante lo difícil que es subsistir en las condiciones actuales.

Desde que llegó la alternancia política a México, la mayoría de los Presidentes de la República enfrentaron serios reveses económicos y debieron enfrentarse al fantasma de la recesión, cada elección que enfrentaron con recesión sus partidos perdieron en las urnas; ese es el gran temor del presidente y por eso el reclamo a los medios que exhiben el fracaso en salud, economía y en la gestión gubernamental.

La empresa GEA-ISA publicó su más reciente encuesta de aprobación gubernamental y los números que ahí aparecen son para encender las alarmas en el equipo del Presidente.

Por primera vez un 58 por ciento de los mexicanos desaprueba la gestión de AMLO, es la primera ocasión en su administración que son más quienes lo reprueban que quienes lo aprueban o avalan (39 por ciento).

Si bien la pandemia de Covid-19 desnudó la incapacidad de los funcionarios del gobierno federal, también hay que señalar que el tobogán en el que va cayendo el presidente López Obrador no es solamente de este año.

La popularidad del Presidente ha venido a la baja por cuarto trimestre consecutivo, desde junio del 2019 –cuando no había pandemia y la situación económico ya agoraba una crisis y una eventual recesión--, en ese lapso perdió 27 puntos de aprobación, la cifra más alta para un periodo de dos años de gobierno y superando a sus cuatro antecesores.

En lo referente a la pandemia, hay un 56 por ciento que rechaza el manejo que el Gobierno Federal viene dándole del tema.

Pero es el grave deterioro económico que se vive actualmente y las malas decisiones en el tema, lo cual generó un impacto profundo en la gente.

El 40 por ciento de la población señala que el tema económico es el principal problema a resolver en la actualidad y un 63 por ciento opina que su situación es mala o muy mala respecto a su condición económica.

El dato más revelador, que exhibe el fracaso del Gobierno Federal, y que lleva a muchos a sentenciar que se trata de un sexenio perdido, es que el 66 por ciento de los mexicanos (dos terceras partes) piensa que el país va por el rumbo equivocado.

Que lejos se ve aquella expresión del presidente López Obrador de que sería el pueblo bueno quien lo cuidaría de cualquier ataque a su persona; ahora, ese mismo pueblo se aglomera en los lugares que visita para pedirle, reclamarle, exigirle soluciones y lo único que hace es alejarse, salir por la puerta trasera y no dar la cara.

El fracaso es evidente y eso se refleja en las urnas, por eso la molestia del Presidente, una molestia con la verdad.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- No deja de ser alentador ver ese video de una sala del hospital Ignacio Chávez, de Isssteson, en el área de atención a pacientes con Covid-19, completamente vacía, eso significa no solamente disponibilidad de camas, también es una manifestación de que se avanza en el control de la enfermedad.

Cierto es que los enfermos no fueron dados de alta, tampoco fallecieron,  lo que sucedió es que los que ahí estaban fueron trasladados a otros lugares, pero eso sucede justamente porque se tiene la posibilidad de concentrarlos en una sola instalación y eso es permisible desde el momento que los casos han venido a la baja.

Por supuesto, se trata solamente de una de las instituciones de salud en Sonora, sería muy alentador también que en el IMSS, el Issste y en el Hospital General del Estado, se pudiera presumir de camas vacías en las áreas Covid-19, eso daría esperanza y tranquilidad.

2.- El bloqueo de la carretera de Cuatro Carriles que mantiene los Yaquis a la altura del poblado de Vícam amenaza con salirse de control y generar actos de sangre que pueden ser muy lamentables.

En los últimos días personas que transitan por esa zona indican que sus vehículos han sido atacados con palos luego de negarse a pagar un peaje que exigen los manifestantes para permitir el tránsito, también se han presentado casos de personas enfermas que perdieron sus citas médicas en hospitales de Ciudad Obregón al no poder superar el bloqueo a tiempo para recibir sus tratamientos.

Ayer se instaló la Comisión que el presidente López Obrador ofreció para atender las peticiones de la etnia, pero nada se dijo de retirar el bloqueo y por el contrario los ataques de la etnia a los viajeros sí se incrementaron.

No debe extrañar, de continuar esa incitación a la violencia, que se responda de la misma manera y que en algún momento la situación se salga de control y termine en un hecho sangriento que todos vamos a lamentar.

Ahí debería estar una partida de las corporaciones policiacas y resguardar a los usuarios de la carretera, pero también a los miembros de la etnia.

 

 

 

 

 

3.- Muy bien por la alcaldesa Celida Teresa López Cárdenas al anunciar que llevará oxímetros a colonias populares de Hermosillo; es una medida de cuidado de la salud que debe reconocerse al ayuntamiento de Hermosillo y que bien podría complementar con regalar cubrebocas a los hermosillenses.

Ya que el uso del cubrebocas es obligatorio y además estamos promoviendo su uso de manera constante, al menos por los próximos 15 días, no sería descabellado pedirle al Ayuntamiento de Hermosillo que se sume a la causa y regale mascarillas a quienes no la tengan o quienes porten unas ya muy usadas.

En Guadalajara esa medida se aplicó y les dio buenos resultados, pero lo más importante es que regalar cubrebocas no debe generar un costo enorme al presupuesto y si contribuye en gran medida a esa nueva cultura del cuidado personal y de los demás que tanto se promueve.

Pero ya es plausible y se reconoce la entrega de oxímetros, lo otro sería el complemento ideal.

Otros Juglares:

--"Desde el primer día de la pandemia hemos hecho todo lo posible por proteger tu salud. Protegernos hoy es aprender a convivir con el virus y adoptar los mejores protocolos de prevención e higiene en nuestro día a día”.

Lo dijo la alcaldesa de Hermosillo, Celida Teresa López Cárdenas, luego de iniciar la jornada de entrega gratuita de oxímetros, el cual ayuda al monitoreo efectivo de síntomas respiratorios de riesgo y permite detectar casos de coronavirus con la anticipación suficiente para dar atención médica en fases iniciales de la enfermedad a los pacientes.

Ir arriba