Informes municipales sin carnita

Día de publicación: 2020-09-14
Por: Rafael Cano Franco


Entre este 15 y el 16 de septiembre, los alcaldes de Sonora están obligado por ley a presentar su informe de gobierno, en este caso el segundo, sin embargo pareciera un ejercicio ocioso dado que en términos prácticos, si no se trata de escándalos o anunciar la ruina, tienen muy poca carnita que presumir.

En el caso de Hermosillo, luego de ver los spots del gobierno municipal promocionando el evento, queda claro que no hay mucho que decir: no se hace referencia a una sola obra pública, se cita con vehemencia las condiciones de la pandemia y hasta hay uno donde se les da "un millón de gracias” a los empleados municipales.

Los ayuntamientos del 2018-2021, deberían de utilizar su informe de gobierno como una forma de elevar la voz por la falta de apoyos de parte del gobierno federal, es una excelente oportunidad para exponer que antes de la pandemia ya los tenían con un pie en el pescuezo y esa tónica continúa a la fecha.

Pero lo que harán será callar y tratar de hacer aparecer como gran mérito el no haber dejado caer la poca infraestructura urbana que tienen en sus centros urbanos.

Muchos alcaldes se van a quejar de que recibieron un gobierno sumido en la mediocridad financiera y achacarán responsabilidades públicas a quienes les entregaron la administración el 2015; pero la realidad es que sus antecesores recibieron en igual o peor situación esos Ayuntamientos y de alguna manera tuvieron la imaginación para dar mediana respuesta a las demandas más inmediatas.

Hay algunos que pueden presumir una obra que será su carta de presentación para el siguiente año, como la alcaldesa Celida López que ayer inauguró  el Centro de Tratamiento "Trasformando Vidas”, donde se brindarán servicios de tratamiento a jóvenes con adicciones y en cuya construcción se invirtieron 15 millones de pesos.

Un ayuntamiento tiene muy claras sus líneas de acción: brindar servicios públicos como agua, alumbrado, recolección de basura; mantener la infraestructura urbana y acrecentarla como sería construir nuevos pavimentos, mantener en condiciones las carpetas asfálticas existentes, crear nuevos espacios verdes para la convivencia social, aumentar la cobertura de drenaje y la electrificación en aquellos lugares donde no se cuenta con esos servicios.

También es su obligación el mantenimiento de la seguridad pública y para ello requiere invertir en nuevas patrullas, contratar más elementos para su fuerza de tarea, preparados o prepararlos para cumplir mejor su función; requiere armamento e instalaciones adecuadas.

Pero de eso hay muy poco o casi nada en los pasados doce meses; en algunos casos por la carencia de recursos, en otros por la falta de imaginación y en algunos porque a los presidentes municipales simplemente no les importó.

Hay alcaldes, como es el caso del de Nogales o el de San Luis Río Colorado que pueden presumir obras realizadas por el Gobierno Federal, particularmente instalaciones de tipo deportivo; pero los hay que se han quedado esperando los recursos prometidos, como los 500 millones de pesos que anunció el presidente López Obrador para Hermosillo y una cifra similar que anunció para Cajeme, en ningún caso se ha cumplido.

¿Qué tan raquíticos están los informes? Ya ni siquiera se anunció en cuales estará presente la gobernadora Claudia Pavlovich, utilizando como pretexto las medidas sanitarias por la pandemia; y tampoco se dio a conocer la lista de funcionarios estatales que acudirán a cada municipio para llevar su representación.

Y si bien hay alcaldes que tienen muy poco que presumir, los hay que ni eso.

Ahí está el caso de Sara Valle en Guaymas, Francisco Genesta en Empalme; Rosario Quintero en Navojoa, en todo caso lo que sí podrían informar son los casos de corrupción en sus ayuntamientos, el incumplimiento de la ley para convocar a reuniones de Cabildo; la opacidad con la que se han conducido y la falta de resultados que los caracteriza.

Nunca en la historia de Sonora, la falta de resultados en los Ayuntamientos era tan generalizada, eso indica que más allá de las incapacidades personales, hay un notorio abandono de sus aliados políticos, que al igual que los ciudadanos, también los alcaldes se tragaron el cuento de "los astros alineados” y lo único que han recibido es desprecio y desdén.

Justamente eso debieran informar, pero no se atreven, son cobardes.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- A pesar de existir elementos para someter a juicio político a la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero y al de Cajeme, Sergio Pablo Mariscales, en el Congreso del Estado se negoció la impunidad y con los votos en contra de Morena, PES, Movimiento Ciudadano, PT y PRI, se diluyó esa posibilidad, dejando solo al PAN con su postura de enjuiciar a esos presidentes municipales.

Es por demás evidente que grupos parlamentarios como el del PRI recibieron la instrucción de votar en contra del juicio político y con ello darle un salvoconducto político a esos alcaldes; al parecer la intención es negociar impunidades a futuro lo cual marca un precedente negativo en lo referente al combate a la corrupción y desde ya son cómplices de las trapacerías cometidas en esos gobiernos.

Hay casos como el del PT o el PES,  que siempre dicen sí, pero a la hora de las definiciones terminan sometiéndose a designios ajenos y sus diputados son incapaces de actuar con independencia.

Lo cierto es que Rosario Quintero y Sergio Pablo Mariscales se ríen en la cara del diputado Gildardo Real, el impulsor del juicio político y quien juraba y perjuraba que los llevaría a sentarse en el banquillo de los acusados en el poder legislativo, al final se quedó con las ganas y los alcaldes señalados riéndose de él a carcajadas.

2.- Desde la visión del presidente López Obrador los mexicanos debemos convertirnos en "veganos” y es que en su conferencia mañanera ya encontró un nuevo némesis sobre el cual echar culpas, pero además no tienen como defenderse: las vacas.

Dice el presidente López Obrador que la carne de res está "inflada” con elementos químicos que a la larga terminan siendo dañinos para la salud de los mexicanos, una afirmación que no tiene sustento, pero además atenta contra una industria a la que le quitó todo tipo de apoyos.

Para no dejar sentido a nadie, también dijo que los pollos son alimentados de manera artificial, con productos químicos que los convierten en un peligro para la alimentación de sus consumidores.

 

 

 

 

Y por estas tierras tan orgullosos que nos sentimos de nuestros productos carnícos, de su calidad e inocuidad, del sabor, del marmoleo y de lo bueno que son los tacos de carne asada que son el pretexto perfecto para una convivencia, ¿será acaso que estamos tan panzones por tanto clembuterol que consumimos?

Otros Juglares:

--"En el caso de las carnes hay quienes ya no quieren el consumo de la carne, pero bueno, se se va a consumir carne hay que procurar que no tenga tanta hormona, que no se engorden los animales de manera artificial, que los inflan, por todo lo que le meten, todas las sustancias que les meten, todo eso lo tenemos que ir informando”.

Lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al asegurar que la producción de carne en México está alterada con por "tanta hormona” que se aplica a las reses en las engordas, que "tenemos tache en esa materia” y por tanto invitó a los ciudadanos a tener cuidado en el consumo de carne producida en México.

Ir arriba