Sor Juana y el Covid

Día de publicación: 2020-09-17
Por: Feliciano J. Espriella


La semana pasada se dio en nuestro país un acontecimiento que, si no fuera por lo trágico del tema, la tragedia provocada por el covid, hubiera generado una enorme dosis de hilaridad.

Seis "notables” mexicanos, ex secretarios de Salud, quienes en diversas épocas tuvieron la responsabilidad de generar condiciones para que los mexicanos alcanzáramos niveles óptimos de salud, y fracasaron estrepitosamente en el intento, suponiendo que en verdad lo hayan intentado, llegaron a la conclusión de que "la epídemia de COVID-19 está fuera de control” y crearon su propia propuesta, de acuerdo con información revelada por el periódico Reforma.

 

Los que no supieron cómo, ahora pretenden orientar

¿What? Pensé yo. Estos seis, quienes en su oportunidad no pudieron evitar el deterioro generalizado de la salud de los mexicanos y mes a mes tuvieron la oportunidad de percatarse cómo se incrementaban en la población los índices de obesidad, diabetes, tabaquismo, hipertensión y algunos otros padecimientos hasta ubicarnos como líderes universales en enfermedades crónicas ¿tienen ahora la solución para la mayor y más contagiosa de las epidemias que hayan asolado nuestro país.

Cuando leí la nota de inmediato me acordé de la famosas "redondillas de Sor Juana Inés de la Cruz”, nuestra Décima Musa, y me vino a la mente aquella estrofa que dice:

¿Qué humor puede ser más raro // que el que falto de consejo, // él mismo empaña el espejo // y siente que no esté claro?

 

Sor Juana, una ilustre mexicana

Considerada como la Décima Musa y reconocida como la mayor figura de las letras hispanoamericanas del siglo XVII, Juana Inés de Asbaje y Ramírez, más conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, es sin duda alguna una de las figuras femeninas más relevantes que ha dado nuestro país.

Niña prodigio, aprendió a leer y escribir a los tres años, y a los ocho escribió su primera loa. Apadrinada por los marqueses de Mancera, brilló en la corte virreinal de Nueva España por su erudición, su viva inteligencia y su habilidad versificadora.

Pese a la fama de que gozaba, en 1667 ingresó en un convento de las carmelitas descalzas de México y aunque allí estuvo sólo 4 meses, el resto de su existencia lo dedicó a la vida religiosa. Su producción literaria es variada y extensa, sin embargo, lo más popular y conocido son sus "redondillas”, en especial aquellas que en la primera estrofa comienza con "Hombres necios que acusáis…”

Murió mientras ayudaba a sus compañeras enfermas durante la epidemia de cólera que asoló México en el año 1695.

Lástima que en aquella época no hubiera habido en México científicos como los ex secretarios de salud. Seguramente ellos habrían controlado dicha epidemia y salvado a nuestra muy ilustre (ella sí) coterránea.

 

Consideran que se subestimó el impacto de la pandemia y propondrían una estrategia de ocho semanas para enfrentarla

La propuesta de nuestros científicos políticos (más políticos que científicos), consistiría en un Plan Nacional de ocho semanas que contemple la aplicación de pruebas de forma extensa en el territorio nacional para poder conocer el movimiento del virus y contenerlo donde sea necesario.

Para ellos, sería necesario trazar un mapa de infección para que tanto gobiernos federales como estatales apliquen las acciones centradas en los panoramas locales de la enfermedad.

Los seis ex funcionarios son Salomón Chertorivski, José Ángel Córdova, Julio Frenk, Mercedes Juan, José Narro y Guillermo Soberón, quienes permitieron a la periodista Natalia Vitela conocer el análisis que realizaron.

La propuesta de atención sanitaria implicaría "un nuevo periodo extraordinario de seis a ocho semanas para el genuino control de la epidemia (el tiempo promedio que han necesitado otros países en ese objetivo)”, destaca el proyecto.

¿A qué países se referirán? Son muy poquitos los que han podido tener un buen control de la pandemia, entre los cuáles, con excepción de China, no se encuentra ninguno de los más ricos y más desarrollados. Creo que, si están tan seguros de su plan, nuestros seis notables deberían ofrecerlo a dichos países, empezando por nuestros vecinos del norte, quienes, hasta la fecha, no sienten lo duro sino lo tupido.

También sor Juana tiene una estrofa que le queda como anillo al dedo a dicha "balandronada” (no le encuentro otra definición):

Bien con muchas armas fundo // que lidia vuestra arrogancia, // pues en promesa e instancia // juntáis diablo, carne y mundo.

 

Responde Gatell

El aludido Hugo López-Gatell, como ha sido su costumbre, respondió puntualmente a este despropósito y entre otras cosas les recomendó a los notables "que patentaran su idea”. Me parece que se inspiró en otra redondilla. No es de Sor Juana, pero sí muy a propósito

No te des a la congoja // Si la cosa anda mal // Tú no aflojes el tamal, // Aunque te abran las hojas

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Ir arriba