Ni Servando ni Pedro Ángel estarán en las boletas del año próximo

Día de publicación: 2020-09-21
Por: Feliciano J. Espriella



Servando Carbajal Ruiz
, conocido empresario, ha sido mencionado eventualmente como posible contendiente por la gubernatura en 2021, en tanto, Pedro Ángel Contreras renunció a la dirección del Isssteson para buscar la nominación del PRI para lo mismo.

A riesgo de ser tachado de anti demócrata, me atrevo a afirmar que ninguno de los dos estará en las boletas electorales para gobernador el año próximo. Pudiera ser que Pedro Ángel apareciera en alguna diferente, tal vez en la de diputados federales o locales, pero Servando me parece que no figurará en nada.

Lo anterior viene a colación en virtud de amplio debate que sostuve con un viejo (en todos sentidos) 

amigo el pasado sábado, acerca de quiénes podrían ser los y las candidatas a suceder a la gobernadora Claudia Pavlovich.

Todo inició cuando mi amigo, de quien no revelaré su identidad en virtud de que no tiene trascendencia en lo que trato en esta ocasión, me dijo: "omitiste varios nombres de personas que podrían ser candidatos a la gubernatura el año próximo, sobre todo Servando Carbajal y Pedro Ángel Contreras que le están 

echando muchas ganas”.

Mi amigo se refería a la columna que publiqué el pasado 11 de septiembre en la edición 2522 del semanario Primera Plana y en la 

 que abordé el tema de la sucesión, desde la perspectiva de quiénes podrían ser contendientes.

Muchos son llamados, pero pocos son escogidos

Ese fue el título de la columna sobre la que discutimos. En dicha entrega escribí:

Si en los partidos políticos tuviera participación la lógica, conveniencia partidaria y desempeño de los candidatos en campaña (no incluyo intereses de la ciudadanía porque sería una ingenuidad de tamaño mundial), desde ahorita tendrían definidas las candidaturas. Serían, en mi modesta opinión, las siguientes:

Sin embargo, de estas cinco personalidades, al parecer, sólo Alfonso Durazo la tiene garantizada. Para María dolores está en chino y muy probablemente la pierda frente a Ricardo Bours, en tanto que, para Antonio Astiazarán, aunque con muchas posibilidades para abanderar al PAN, seguramente se la harán cansada a ver si revienta y se queda Quico Munro con la bendición, en cuanto a Ana Gabriela, ella tiene la candidatura casi en la bolsa.

Esos fueron los nombres que mencioné porque me refería sólo a quienes podrían estar en las boletas electorales para la elección de gobernador. No me referí en ningún momento a quienes seguramente intentarán colarse, si no en todos, cuando menos en la mayoría de los partidos, no sólo en los nacionales, sino también en el estatal de cuyo nombre no puedo acordarme (no parafraseo al Quijote, es la verdad) y a los nuevos que podría autorizar el Tribunal Federal Electoral (Trife)

De que habrá decenas de aspirantes, seguramente que los habrá, pero la mayoría no llegarán a las boletas. Es el caso de Pedro Ángel y Servando.

 

Soñar no cuesta nada

A Servando Carbajal le entra de vez en cuando el gusanito de la política. Hace seis años anduvo "muy inquieto” con la posibilidad de ser candidato a la alcaldía de Hermosillo.

Hasta encuestas de popularidad se mandó a hacer para medir sus posibilidades y llegó un momento en el que creyó seriamente que podría contender y ganar las elecciones. Presumiblemente el PAN lo apoyaría, pero a la hora de las designaciones ni siquiera figuró.

Supongo que como dice en cuanto tiene un micrófono en las manos, quiere dar testimonio de que "soñar no cuesta nada”.

Pero por lo que he podido conocer y ver, sus negocios todavía no se han consolidado y, si bien, la alianza que celebró el año pasado con un mayorista nacional de abarrotes lo salvo de la quiebra, no todo va viento en popa en su organización. El más visible de sus evidentes malos negocios, el Santovalle Hermosillo, sigue sin encontrar la manera de incrementar clientela y es evidentemente deficitario, pero no es el único en la cadena.

Requiere entonces Servando, aunque según los trascendidos perdió el control corporativo, dedicarse más a sus negocios y, cuando menos de momento, olvidarse de la política.

Y en cuanto a Pedro Ángel, en caso de que Ernesto Gándara no fuera el candidato del PRI, me parece que en la lista de segundas opciones hay muchos que tienen méritos y posibilidades. Es muy poco conocido, su carrera política es bastante modesta y no se le conocen padrinos de altos vuelos que pudieran impulsarlo.

Sin embargo, pudiera servir como comparsa y estar disponible para una eventual contienda interna del Revolucionario Institucional. Con ello, el candidato "designado” pudiera empezar más temprano su campaña y Pedro Ángel hacerse acreedor a un premio de consolación.

En fin, ya lo veremos en poco tiempo.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba