A Muñoz Ledo la edad se le vino encima

Día de publicación: 2020-09-22
Por: Feliciano J. Espriella


Me parece que como le cantaba Alberto Cortés a su "querido viejo”, al otro brillante político de izquierda Porfirio Muñoz Ledo, la edad se le vino encima. Dicho coloquialmente, parece que está chocheando.

Yo por lo menos no me explico de otra manera que de buenas a primeras y sin decir agua va, la haya arremetido contra varios de los más conocidos morenistas que pretenden contender por la presidencia nacional del partido.

Y no contento con lo anterior, de una vez y quién sabe si por todas, se llevó entre las patas al canciller Marcelo Ebrard, quien se considera como uno de los más fuertes funcionarios de la actual administración federal y también de los más sólidos aspirantes para suceder a López Obrador en el 2024.

El veterano político, ha amenazado con expulsar de Morena si gana la presidencia, a Marcelo Ebrard, Mario Delgado y procesar a Gibrán Ramírez por desvíos de recursos públicos en el IMSS.

Es increíble que Muñoz Ledo se esté metiendo directamente con dos de los más fuertes aspirantes a dirigir Morena y los amenace con expulsarlos del partido y se enfrente al más fuerte precandidato a contender por la Presidencia de la República.

Me parece que dinamitó y echó por tierra toda posibilidad de ganar la contienda por la dirigencia del partido. O tal vez, está de vuelta en su primera infancia y como todo niño berrinchudo, agarró parejo contra quienes cree que lo sacaron de la contienda.

En una entrevista concedida al diario El País, el legislador señaló que la actitud del exjefe de Gobierno de la Ciudad de México demuestran sus ganas de llegar a la Presidencia de la República y acusó a Mario Delgado, de ser su cómplice.

Porfirio Muñoz Ledo, a sus 87 años debería pensar en retirase de la política. Como cantaba el cantautor argentino, "ahora ya camina lento”. Y no sólo camina, habla lento y se ve muy lento a la hora de coordinar ideas. Su físico denota su avanzada edad

Inició muy joven su carrera en la política la cual ha sido brillante. Se le considera un portentoso legislador, imbatible en el debate y con un conocimiento extraordinario en las leyes y los mecanismos de la pesada maquinaria política del país.

Ha sido presidente de dos partidos cuando estaban en la cumbre: el PRI y el PRD. Quiere repetir ahora en Morena y se encuentra en la pelea, pero creo que se equivocó al meter en el ring a Ebrard, al parecer sólo con la intención de golpear a Mario Delgado. Cosas de la guerra sucia que se da en los partidos cuando varios grupos intentan quedarse con el poder.

En su columna de ayer en El Universal, el periodista Salvador García Soto publicó sobre este asunto:

Se diría incluso que los problemas que no tiene con la pasiva y desarticulada oposición partidista, el Presidente los tiene con Morena, donde de aquí al 2024 se enfrentarán, con choques cada vez más fuertes dos grandes bloques: de un lado los moderados que lideran Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, hoy en una alianza de coyuntura, y del otro los grupos que respaldan a Claudia Sheinbaum y que intentan mantener el control del partido con Bertha Luján, Héctor Díaz Polanco y el propio Ramírez Cuéllar.

De ese lado se colocó Muñoz Ledo, que ha abierto un frente directo en contra de Ebrard y su candidato Mario Delgado, a quienes acusa de "oportunistas y traidores” al grado que el experimentado diputado anticipa una ruptura en la que ve a Marcelo como candidato de un partido de centro-derecha y disputándole la Presidencia a Morena y a López Obrador en 2024.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba