Inició el reciclaje político

Día de publicación: 2020-09-24
Por: Feliciano J. Espriella


El pasado lunes, el ex candidato a la Presidencia de la República, Ricardo Anaya Cortés, dio a conocer al país su decisión de regresar a la vida pública. Viene, según se aprecia en un video en el que anunció el hecho, decidido a salvar al país.

Ese mismo día, el periódico El Heraldo en su espacio institucional, la columna "Sacapuntas”, publicó lo siguiente:

Vicente sigue vigente

Vicente El Mijito Terán Uribe, conocido entre la clase política de Sonora, podría reaparecer en la escena pública de cara a la elección para renovar la gubernatura de aquella entidad. El suegro del diputado Jorge Argüelles, coordinador del PES en San Lázaro, ha sumado importantes apoyos y, nos dicen, podría dar la sorpresa en los próximos días.

Aquí en Sonora, tanto en diversos medios de comunicación de la capital y en varios espacios editoriales de los más conocidos columnistas, se ha publicado con bastante frecuencia que el afamado palmípedo también conocido con el nombre de Ernesto de Lucas Hopkins, pretende contender de nuevo por la Presidencia Municipal.

Así mismo, las listas que empiezan a trascender sobre los posibles candidatos y candidatas a pelear por curules federales o locales, están integradas en su gran mayoría por hombres y mujeres que ya fueron candidatos para algo en alguna ocasión, hayan o no ganado la respectiva elección.

El reciclaje político en todo su apogeo, sin duda alguna

 

¿En qué consiste el reciclaje?

De acuerdo con una definición, Reciclaje o reciclamiento es la acción y efecto de reciclar (aplicar un proceso sobre un material para que pueda volver a utilizarse). El reciclaje implica dar una nueva vida al material en cuestión, lo que ayuda a reducir el consumo de recursos y la degradación del planeta.

Si aplicamos a lo que sucede en la política, puede aceptarse aquello de que los políticos reciclados pueden volver a utilizarse (desde la perspectiva de los partidos, claro), posiblemente ayude a los partidos a reducir el consumo, no creo que se les dé nueva vida y definitivamente no contribuye a reducir la degradación del planeta.

Lo anterior es referente a los actores políticos, pero en el caso de las instituciones es el mismo cuento. Unos partidos políticos desaparecen, pero no surgen nuevos literalmente hablando. Los que se fueron se reciclan, cambian su nombre y sus símbolos, pero detrás de ellos están los mismos grupos y personas de siempre.

Lo acabamos de ver en la autorización de los nuevos partidos. El que presumiblemente pudiera surgir por haber obtenido la autorización del Instituto Nacional Electoral (INE), tendrá hasta las mismas siglas del que está reciclando: PES. Antes se llamaba Partido Encuentro Social y ahora será Partido Encuentro Solidario.

El otro que presumiblemente pudiera ser acogido en el seno de la partidocracia es, México Libre, que en realidad se llama Libertad y Responsabilidad Democrática, propiedad de Felipe Calderón y Margarita Zavala. Este sería revivido, en caso de ser autorizado lo cual es algo probable, por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife).

Se quedó en el camino el intento de reciclar Nueva Alianza que se llamaría Libertad y Responsabilidad Democrática, propiedad de una señora de nombre Elba Esther Gordillo.

Así mismo, varios de los partidos políticos que solicitaron registro y fueron rechazados, los integraban políticos que han sido auténticos vividores de la política desde tiempo inmemorial.

¿Así cómo pues?

 

Ahí viene Ricardo Anaya

Ricardo Anaya, el vapuleado aspirante a la Presidencia de la República que fue barrido en las urnas, al parecer viene por la revancha y, según sus declaraciones vía redes sociales mediante video, tácitamente se destapó para contender de nuevo en el 2024. A lo mejor antes busca alguna diputacioncita.

En su declaración de principios (suponiendo que los tenga), dijo:

Me alejé de la política porque creí que era correcto darle espacio a quien ganó la elección. Pero la misma razón que me llevó a alejarme ahora me trae de regreso. Y eso me lleva a hablar del presente, porque frente a los enormes problemas que se están acumulando y ante la falta de soluciones, creo que lo correcto es estar presente.

Ante semejante proclama por la salvación de la patria, el oscuro presidente actual de Acción Nacional, Marko Cortés, después de exclamar un sonoro Waoooo y dar un jubiloso salto, escribió en su cuenta de Twitter las siguientes sublimes palabras:

¡Enhorabuena mi estimado @RicardoAnayaC! Como te lo dije hace más de un año, todos los liderazgos de @AccionNacional son indispensables, más aún tu que fuiste candidato presidencial.

Ojalá que Anaya comience por dejar bien en claro el asunto de la famosa bodega en la que se echó a la bolsa unos milloncitos de dólares que le pagaron después de circular por todo el planeta.

El asunto, aunque lo haya perdonado Peña Nieto, aún hiede.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba