Zedillo aboga por los bancos

Día de publicación: 2020-09-28
Por: Feliciano J. Espriella


Como si no hubiera sido suficiente haber endeudado a toda la población cuando menos por tres generaciones para salvar al más corrupto e ineficiente sistema bancario a nivel mundial en su tiempo, reaparece el ex presidente Zedillo para abogar por la banca actual.

En su participación en la Cumbre Inmobiliaria InCON 2020, con el tema "El mundo, la región y México en el otoño de la pandemia”, Ernesto Zedillo Ponce de León, señaló que ante la crisis actual por la pandemia del COVID-19 se requieren de medidas económicas para evitar un desastre financiero, la quiebra generalizada de empresas y la pérdida de empleos a raíz de esta emergencia, lo que detonaría una crisis en el sector bancario

Los gobiernos deben tener en cuenta que, si no se evita una quiebra generalizada de empresas, la próxima presa de la crisis podría ser el sistema bancario. Y, si este llegara a fallar, la totalidad de la economía colapsaría irremediablemente, destacó.

El ex mandatario aseguró que a pesar de los apoyos que brindó la banca a muchas empresas para aliviar la crisis, aún persiste el riesgo de que el impacto al sector financiero sea más profundo.

Lo anterior puede ser cierto, sin embargo, los bancos en México en su gran mayoría propiedad de extranjeros, tienen varios lustros obteniendo pingües ganancias, mucho más altas que las que obtiene en otros países, incluyendo sus países de origen, por lo que sus reservas para hacer frente a quebrantos provenientes de situaciones imprevistas, debería ser también muy cuantiosa.

El ex presidente como dice un conocido refrán: No niega la cruz de su parroquia y como si de nuevo necesitaran ser salvados, se proclama a favor de cuidar la banca para evitar colapsos mayores. La misma tesis que esgrimió en 1995 y que ya le ha costado más de un billón (un millón de millones) al pueblo mexicano y todavía debe una cantidad similar.

Por si no lo recuerdan, o lo desconocen, a 24 días de iniciado el gobierno de Ernesto Zedillo, el peso sufrió una devaluación catastrófica, hubo una quiebra generalizada de empresas y una de las presas fue el sistema bancario.

No lo mencionó en la conferencia de marras, pero puso andar al Fobaproa para rescatar a los bancos, pero no a los que les quitaron ninguno de sus bienes como carros, casas o departamentos, ranchos, fastuosos inmuebles de recreo, etcétera, muchos de los cuales habían sido adquiridos con los préstamos que después Zedillo les condonó, a las familias mexicanas más acaudaladas. Hoy en día todavía se sigue abonando el Fobaproa.

En realidad, la quiebra bancaria que Zedillo adjudicó a la crisis financiera que desató la devaluación al inicio de su administración, fue originada en mayor medida por el desconocimiento de la operación bancaria de los nuevos dueños a los que Carlos Salinas de Gortari le vendió los bancos, en su gran mayoría especuladores financieros provenientes de casas de bolsa, así como a la gran irresponsabilidad en el otorgamiento de créditos, muchísimos de ellos mediante esquemas realmente fraudulentos.

Sin embargo, para Zedillo, sus asesores financieros e incluso, organismos financieros internacionales, fue mucho más cómodo y sencillo pasarle la factura al pueblo mexicano y exonerar a los verdaderos culpables, muchos de quienes debieron haber terminado tras las rejas, en vez de conservar el 100 por ciento de sus patrimonios como en realidad sucedió.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 


Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba