Lo que nos hizo el padrecismo...

Día de publicación: 2020-10-13
Por: Armando Vázquez


AHORA QUE LA gobernadora Claudia Pavlovich presentó su quinto informe de gobierno, vale la pena sacarle jugo a la neurona y recordar porqué en el sexenio de Guillermo Padrés vivimos una etapa de atraso fincado en la corrupción, desconsideración y el agandalle. 

Nadie nos imaginamos que con la llegada de esta pandilla que destrozó la buena imagen del PAN que al día de hoy no ha podido levantar la cabeza digna que les caracterizaba, llegara con un hambre insaciable de  poder político y económico que volvió locos a muchos tanto así que se hicieron de casas nuevas, carros lujosos, ranchos, terrenos y hasta más de una treintena de estos funcionarios hasta cambiaron de esposas de una manera desconsiderada. 

Inventaron cientos de empresas al vapor que luego fueron perseguidas por evación fiscal. Fue la peor etapa para los proveedores del gobierno estatal pues aquellos vivales hasta crearon negocios de facturaje mediante las cuales les aseguraban el pago de la deuda y les bajaban un porcentaje de lo cobrado. Todo está en internet. 

¿Y qué me dice de la caída estrepitosa en los índices educativos que colocaron a Sonora en los últimos puestos?, ¿y el pillaje espantoso que hicieron con las famosas remodelaciones de los tres mil y pico de planteles a los que construían una fachada chafa y la cobraban a precios exagerados?, ¿y las plantas de luz que nunca se instalaron en su totalidad y cuyo dinero desapareció? 

Fueron miles de millones de pesos desviados. ¿Recuerda aquel plantel donde a una niña le cayó un pedazo de techo?... Parte de la corrupción imperante. 

¿Y qué me dice de la fumigación con agua que hicieron pasar como abate para detener el dengue que tomó causes impresionantes al elevar el número de picados en más de tres mil sonorenses y que acarreó por desgracia varias muertes? 

¿Medicinas, cirugías que no se realizaron porque se birlaron los recursos de la Secretaría de Salud?, ¿o ya se le olvidó esto a usted que perdió a un ser querido al no recibir la atención debida? 

¿Qué no habría más impuestos como lo pregonó Padrés en su campaña populista? El cansancio de la población dio nacimiento al movimiento de los "Malnacidos”. 

Las calles urbanas, carreteras y avenidas rurales estuvieron destrozadas durante este penoso sexenio ¿o ya se le olvidó el sufrimiento de transitar por la cuatro carriles al ver los enormes baches o al ir al pueblo donde se hacía imposible el transitar? ¿Y ni se diga de los municipios donde gobernaron donde las tranzas estaban al orden del día en todos donde el padrecismo metió sus manos? 

¿Recuerda cuando el escándalo fue tanto que el entonces gobernador les llamó Guichos Domínguez por el robadero logrado pero nunca castigó a ninguno alegando que todos eran sus amigos? 

¿Y los líderes del transporte asesinados en un paraje cercano a Obregón, donde por cierto allí también mataron a varios colegas e incluso a un diputado recién electo, mismos crímenes que no fueron clarificados? 

Como olvidar a los dos alcaldes de Hermosillo que avorazados se hicieron de decenas de terrenos. Hasta los parques públicos vendieron y desviaron millonarios recursos como el que volvería a dar vida a La Sauceda que allí está tirada desde entonces. 

¿Y qué me dice de las compras de tantas cosas que luego aparecían en sus ranchos –los trailers que se usarían en casos de contingencia, por ejemplo--, y los escándalos por lo fastuoso de sus propiedades que encabezó Padrés con Pozo Nuevo y su presa incluida así como 500 árboles de nuez o la insultante compra de caballos de millón de dólares que tenía aquí cerquita en San Pedro? 

No se quedan atrás las miles de observaciones de los órganos fiscalizadores de los dos poderes legislativos que no fueron inventos pues se coló a Sonora como de los gobiernos más opacos y corruptos del país. 

Y si el jefe se portaba así, pues sus subalternos no hacían malos quesos. Y ejemplos sobran. Ah, y se robaron todas las computadoras para no dejar huella, pero aún así, cuando se creó la Fiscalía Estatal Anticorrupción fue posible la judicialización de 129 casos y el procesamiento de 157 personas, entre ellos siete ex secretarios, 26 subsecretarios y directores generales, ocho ex alcaldes, 18 tesoreros del ámbito estatal y municipal, seis directores de administración, tres directores generales de organismos públicos de Paraestatales y diez de Paramunicipales, dos coordinadores de obras públicas municipales y cuatro directores del mismo rubro, así como ocho personas de agencias fiscales y 65 de otros tipos. 

Las denuncias presentadas por ciudadanos fueron 338, anónimas 31 y por las instancias gubernamentales 519 sumando en total 888. De esas 169 fueron expedientes de no ejercicio de la acción penal, 99 con ejercicio penal, 106 cayeron en manos de la entonces PGR hoy FGR, en 21 se abstuvo la investigación por carecerse de elementos, hubo a su vez 34 expedientes acumulados y 42 de otros tipos. Todo esto es público así como lo que pasó con Guillermo Padrés cuya historia ya conoce. 

La gran pregunta es, ¿ha sentido la diferencia de calidad de vida en estos cinco años del gobierno de Claudia Pavlovich en salud, carreteras, educación y otros rubros? 

Le han criticado a Claudia el asunto de la inseguridad, pero en estos dos años del gobierno de López Obrador se ha visto sin duda que su política de abrazos y no balazos permeó en la Guardia Nacional que ha servido para maldita la cosa y lo peor de todo es que ahora el presidente quiere imponer al jefe de esta organización policial como gobernador de nuestro estado y Alfonso Durazo se rodeó de los padrecistas ávidos del pensamiento de venganza más que de progreso para Sonora. 

Por ello se indica que el contrincante del Borrego no será Alfonso sino Guillermo Padrés y su pandilla que regresan por sus fueros pues el partido Morena no cuenta con estructura básica de operación como si la tienen los padrecistas.

Ir arriba