Las alianzas, ¿van o no van?, ¿y con quiénes van?

Día de publicación: 2020-10-23
Por: Feliciano J. Espriella


Aunque no se han definido aún con claridad, es un hecho que, en el próximo proceso electoral por la gubernatura del Estado, en lo que a los partidos mayoritarios se refiere, contendrán alianzas y no candidatos individuales.

Se da por sentado que el PRI y el PRD unirán fuerzas y presentarán un candidato único que al parecer será Ernesto Gándara, y si la dirigencia estatal del PAN acata el acuerdo nacional que hicieron con los otros dos partidos, se les unirá.

Movimiento Ciudadano que, aunque también suscribió el acuerdo nacional, ofrendó sus favores al empresario Ricardo Bours e irá sólo.

En la esquina contraria, lucharán en alianza Morena, el Partido Verde (PVEM) y tal vez (sólo tal vez) el Partido del Trabajo (PT). La participación del PT en Sonora en la coalición que apoyará a Alfonso Durazo se encuentra en stand by, en virtud de que Ana Gabriela Guevara, la ex gacela de Sonora, ha manifestado que tiene la intención de ser ella quien represente al PT en la contienda.

La definición de los partidos "indefinidos” todavía al lunes pasado puede ser el fiel de la balanza que determine el resultado final de la elección. Ni el PAN ni mucho menos el PT o Movimiento Ciudadano, tienen en la actualidad condiciones para ser competitivos, pero, en cada uno de los dos primeros, hay dos pajaritos y una pajarita en el segundo, que quieren unirse a la parvada y volar con todos los demás, pero sus alitas no les dan para remontar muy alto.

 

Toño, Kiko y el padrecismo encubierto, reacios

En Acción Nacional, el otro partido fuerte y muy competitivo en nuestra entidad, hay todavía negros nubarrones que oscurecen la posibilidad de cumplir el compromiso de Marko Cortés con Alejandro Moreno (Alito o Amlito, como prefieran nombrarlo), Dante Delgado y nuestro coterráneo Jesús Zambrano.

Antonio Astiazarán Gutiérrez y Ernesto Munro López, más conocidos como Toño y Kiko, quienes, aunque con esos alias podrían identificarse como una pareja de comediantes, en realidad ni actúan juntos y son personas muy serias, resulta que han tomado el asunto muy formalmente y entre que sí y que no, se les ha identificado como opositores a la alianza.

En ese sentido también, aunque por su cuenta, dicen los que dicen que ellos sí saben de los vericuetos de la política, están operando ex padrecistas embozados metidos actualmente a morenistas.

Sintetizando, Toño y Kiko se opondrían porque en sus corazoncitos aún arde la llama de la esperanza y si el PAN repudia la alianza en Sonora, uno de ellos, aunque con mínimas posibilidades de éxito, podría ser el candidato albiceleste.

En cambio, los ex padrecistas embozados, desearían que sus ex compañeros no vayan a reforzar al PRI y PRD con Ernesto Gándara al frente.

En cuanto a la ex gacela y su probable postulación por el PT, lo cual limitaría las posibilidades de triunfo de su aún compañero de gabinete Alfonso Durazo, recurriendo de nuevo a las palabras de los expertos que, según he apreciado, muchas veces son sólo conjeturas o buenos deseos, pudiera ser que sólo esté queriendo asustar con el petate del muerto con la finalidad de obtener prebendas para ella y sus amigos. Suena lógico, máxime que también ella tiene misérrimas posibilidades de alcanzar la gubernatura.

 

Con candidaturas parejas, el fiel lo podrían inclinar las alianzas

Como lo he publicado en este espacio en varias ocasiones, en lo personal opino que sólo hay dos aspirantes con posibilidades y uno de ellos será el próximo gobernador: Alfonso y Ernesto, cuyos apellidos me reservo para evitarme broncas con el INE.

Creo que la contienda sería muy pareja si ellos dos compitieran solos con sus respectivos partidos actuales.

Pero como ya sabemos, Ernesto ya tiene seguro al PRD y Alfonso al PVEM, si en ese contexto fueran a la contienda, y los disidentes van solos y por su cuenta, la competencia sería también muy pareja

En el probable caso aún no resuelto de que los presuntos disidentes PAN y PT se sumen a Ernesto y Alfonso respectivamente, me parece que también la contienda se emparejaría.

Empero, si alguno de los hoy aspirantes mencionados logra convencer y agregar a su alianza a uno de los disidentes pero el otro no, la contienda se inclinaría a favor de él.

Luego entonces, aunque solitos el PAN y el PT ni yendo a bailar a Chalma lograrían gran cosa, pues las preferencias del electorado sitúan al primero alrededor del 10% y al segundo en una cifra de un solo dígito, están plenamente conscientes de que el valor agregado que incorporarían a alguna alianza, sí podría significar un verdadero impacto electoral.

Tal vez por ello, no sólo se hacen del rogar, y como sugiere una conocida canción de Agustín Lara, quieren "vender caro su amor

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba