Disyuntiva: ¿Ganar o gobernar? ¿Servir o servirse?

Día de publicación: 2021-01-13
Por: Feliciano J. Espriella


En el imaginario colectivo de la población mexicana la política es una actividad repulsiva y desprestigiada. Aquí en México, decenas de millones de ciudadanos consideran que la política apesta y no están exentos de razón

No podemos negar que en nuestro país desde hace varios lustros, de la política empezaron a emanar olores desagradables que paulatinamente crecieron en intensidad hasta convertirse en nauseabundos.

La que fue concebido como como actividad por medio de la cual el ser humano podía acceder a posiciones en las que se dedicaría a actividades en beneficio de la colectividad, poco a poco se fue prostituyendo y se modificaron los términos, servir se convirtió en servirse, gobernar en medrar, eficiencia en indolencia, honestidad en rapiña, compartir en despojar y lealtad en traición.

Los hombres y mujeres que hace ya varias décadas eran admirados y admirables por dedicar sus vidas al servicio público en todo el sentido estricto de la frase, son en la actualidad una especie en extinción y han tomado su lugar personas que no ven en las esferas de gobierno un medio honesto y decoroso de subsistencia, sino la oportunidad de enriquecimiento personal aún a costa de enfangar un linaje que muchas veces llegó a ser motivo de orgullo para sus ancestros.

Antes, y de eso ya hace bastante tiempo, los partidos políticos buscaban que los representaran en los comicios los mejores hombres y mujeres de entre sus integrantes para que al ganar, le dieran prestigio al partido, así como difusión y valor a su ideología.

Ahora, sin importar de donde vengan, sean o no sus partidarios y su ideología (en el poco caso de que la tengan) antagónica, lo único que importa es que tengan amplia visibilidad y posibilidades de triunfo, aunque en el caso de que lleguen a ganar sean unas auténticas nulidades, pésimos gobernantes y legisladores, o peor aún, vividores del sistema al que se dedican a exprimir de todas las formas posibles, incluyendo la rapiña.

 

Lo que importa es ganar

Los partidos políticos en México perdieron totalmente su identidad, arrojaron al cajón del olvido sus postulados y renunciaron a sus valores e ideología que heredaron de los fundadores. Ahora lo único que importa es ganar. Con quién sea, cómo sea y a costa de lo que sea. Por eso, cada vez más, en varias instancias de gobierno y en multitud de legislaturas, vemos personajes cuyo único mérito fue el haber tenido una fuerte popularidad que los llevó al triunfo, o mucho dinero que generalmente multiplican.

Y a como pinta el panorama, en los siguientes años se incrementará el número de arribistas que veremos y sufriremos en ayuntamientos, gobiernos de los estados y en todas las legislaturas, incluyendo las federales.

Ya hay un gobernador de ese tenor, Cuauhtémoc Blanco en Morelos, pero vienen muchos más que se sumaran a las filas de los Sergio Mayer, Lilly Téllez, Ana Gabriela Guevara y Orlando "Siri” Salido entre algunos otros que están donde están, sólo porque eran muy visibles.

 

Los próximos arribistas

Aún no empiezan los procesos electorales y ya se han hecho invitaciones a varios ‘famosos’ para ser candidatos a puestos de elección. Veamos quiénes son algunos:

Al Siri Salido al parecer ya le gustó vivir del cuento y con la complicidad del PT se prepara para contender por la Presidencia Municipal de Cajeme, el segundo municipio más poblado del estado.

Jorge "Travieso” Arce pretende ser candidato del PRI a una diputación local de Hermosillo, o de perdis regidor.

A nivel nacional, Jorge Campos, ex guardameta de la Selección Nacional y de los Pumas, actualmente comentarista deportivo, ha sido invitado por el Partido Encuentro Social (PES) para ingresar a la política y contender por una diputación federal en algún distrito de Guerrero. Este partido fue el que llevó a Cuauhtémoc Blanco a la gubernatura de Morelos.

También el PES registró a fines de diciembre a Adolfo "Fofo” Bautista, otro futbolista, como candidato a una diputación federal.

Carlos Villagrán, quien actuaba como Quico, un niño idiotizado, en las comedias del Chavo del ocho, se registró como precandidato a la Gubernatura de Querétaro, arropado por el partido local Querétaro Independiente.

El cómico de dudosa gracia que ya frisa en los 76 años, por aquello de las dudas, también se registró para competir por la Alcaldía de la ciudad de Querétaro. Y si tampoco la hace, seguramente su partido le dará la opción por una diputación local o una regiduría

Suenan también algunas estrellas de la farándula que sin duda aceptarán candidaturas provenientes de todos los partidos políticos y a quienes indudablemente veremos en alguna posición política hacia fin de año.

Los delincuentes también tendrán espacios, no lo duden. Y para muestra un botón: la dirigente estatal de Fuerza por México en Sonora, Carolina Lara Moreno, Carito para sus amigos, designó como precandidato de su partido para contender por la alcaldía de Bácum a Rogelio Aboyte Limón, quien recientemente fue huésped distinguido de un penal en el vecino estado de Arizona

¡Qué barbaridad!

¡A dónde vamos a parar! Como diría Marco Antonio Solís, el Buki, a quien por cierto el PRD intentó convencer para llevarlo como candidato a la gubernatura de Michoacán, lo cual inteligentemente rechazó.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba