Ricky Rickin Canallin seguirá la ruta de AMLO

Día de publicación: 2021-01-21
Por: Feliciano J. Espriella


Aunque está archisuperdemostrado que segundas partes nunca son buenas, Ricardo Anaya Cortés, más conocido como Ricky Rickin Canallin, anunció esta semana que emulando a ya saben quién, recorrerá todo el país con miras a contender de nuevo por la Presidencia de la República.

Está en todo su derecho, diría el clásico, pero con todo respeto (como dice López Obrador previo a soltarle tremendo mandarriazo a alguien), se me hace muy ojona para que sea paloma.

Me parece que al joven maravilla que ya no es tan joven y lo de maravilla lo perdió el 1º de julio de 2018, parafraseando al inmortal Divo de Juárez en su canción Inocente pobre amigo, diría que le falta mucho de lo que aquel tiene de más.

 

No es lo mismo ser borracho que cantinero

Según anunció quien hasta hace unos días era Ricky Rickin Calladin, en los próximos dos años visitará mil municipios en toda la república. AMLO recorrió, que no es lo mismo que visitar, todos los 2,467 (algunos varias veces) municipios que integran el territorio nacional y no sólo las cabeceras municipales. Ocupó en ello doce años y no dos como pretende Anaya.

La gente humilde empatiza con López Obrador porque él también es de origen humilde, en tanto Anaya que nació entre sábanas de seda y su vida se ha desarrollado en ambientes de abundancia, lo cual es notorio en sus expresiones, habla y vestimenta, difícilmente generará empatía en los hogares de personas menos favorecidas y clases marginadas.

En las dos elecciones anteriores el hoy Presidente de la República tuvo copiosas votaciones, en la de 2006, que para la mayoría de mexicanos ganó y se la arrebataron fraudulentamente, sus sufragios fueron unos cuantos menos que los de Felipe Calderón, y en la de 2012, si mal no recuerdo, Peña Nieto lo superó por poco más de dos millones de votos. En cambio, Anaya con 12 millones 600 mil votos, obtuvo la menor votación de un candidato panista a la presidencia en los últimos 20 años, lo cual, frente a los más de 30 millones de sufragios a favor de AMLO, raya en lo ridículo.

Seis años antes, Josefina Vázquez Mota con su tercer lugar en las elecciones, tuvo 180 mil votos más que Anaya, quien en 2018 apenas superó los sufragios obtenidos por Diego Fernández de Cevallos 26 años atrás.

 

¿Estrategia desesperada?

Hace apenas unos días trascendió que la Fiscalía General de la República (FGR) empezará a actuar en contra de los acusados por las declaraciones de Emilio Lozoya en el caso Odebrecht.

En su declaración, Lozoya asegura que Ricardo Anaya recibió 6 millones 800 mil pesos en 2014 para apoyar sus aspiraciones políticas de ser gobernador de Querétaro.

Así mismo, aunque Enrique Peña Nieto lo exoneró dos días antes de terminar su mandato del delito de lavado de dinero que se le imputó cuando fue candidato presidencial, el caso puede ser reabierto en cualquier momento, habida cuenta de que quedaron muchas dudas acerca de la inocencia del inculpado. La realidad es que en dicho asunto había considerables elementos y acciones que habitualmente realizan quienes perpetran operaciones de blanqueo de capitales.

Tengo la impresión de que por ello el ex chico maravilla declinó (si es que la hubo) la intención de Acción Nacional de obsequiarle una diputación plurinominal, porque es probable que le caigan las acusaciones antes del 6 de junio y estaría inhabilitado para ocuparla.

Como abierto aspirante a la candidatura por la presidencia no podría evitarla, pero tendría la opción de victimizarse y enfocar las acusaciones como linchamiento político de la cuatroté y el presidente.

 

Alborotará el bitachero en el PAN

El autodestape de Anaya provocará la furia de algunos gobernadores que por su investidura aún no pueden proclamarse como aspirantes a la Presidencia de la República, como Javier Corral, Francisco Domínguez, y Diego Sinhue quienes se consideran con posibilidades pero no pueden destaparse todavía.

Seguramente enfilarán sus baterías y rabia contra Marko Cortés, quien por otra parte ya se decantó a favor de apoyar el proyecto del fracasado aspirante a la presidencia.

La decisión de Ricardo Anaya de buscar la candidatura presidencial en 2024 es compatible con la estrategia del PAN de fortalecer liderazgos del partido, dijo al respecto el aún presidente de Acción Nacional.

Y otros a los que también se les han de estar retorciendo las tripas en el abdomen son Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes renunciaron al PAN precisamente por diferencias irreconciliables con Anaya. Se esperaría si es que tienen alguna pizca de dignidad todavía, que rechacen la posibilidad de acceder al Congreso bajo las siglas del PAN y busquen refugio en otro partido.

Si es que tienen dignidad, aclaro.

La verdad es que si detrás de Anaya no está el cuasi dueño del PAN, Claudio X. González Guajardo, posibilidad que no hay que descartar, Anaya de nuevo perjudicará al PAN y es muy improbable que consiga la candidatura.

Al tiempo.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba