La consulta fue un fracaso

Día de publicación: 2021-08-03
Por: Rafael Cano Franco



Mientras que Lorenzo Córdova, Consejero Presidente del INE, asegura que la consulta del domingo pasado fue exitosa en cuanto a que es la primera en su tipo que se realiza en México; al tiempo también que Mario Delgado, dirigente nacional del Morena, asegura que fue un triunfo porque el 93 por ciento de los participantes votaron por el SI, para enjuiciar a actores políticos del pasado.

La realidad es menos halagadora de como la ven ellos dos.

La Consulta del domingo no solamente fue un rotundo fracaso y un gasto innecesario en un país plagado de necesidades; también es un revés político para el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena; la escasa participación ciudadana y el desprecio mostrado a la consulta, refleja que muchos mexicanos están cansados de tanto teatro presidencial.

Con una participación ciudadana que se mueve entre un 7 y 8 por ciento, la consulta fue un ejercicio inútil, caro, no fue el distractor que esperaban y el resultado deja en claro que a los mexicanos antes que ver al pasado, les interesa el presente y futuro.

Con un padrón nominal de 94 millones de ciudadanos, se requería la participación del 40 por ciento para darle carácter vinculante a la consulta; pero la meta ni siquiera llegó a los dos dígitos porcentuales, los poco más de 6.5 millones de votos que fueron recibidos son indicativo del desprecio ciudadano para este ejercicio y dimensionan el grado de "lealtad” en el voto duro que conserva el Presidente y Morena.

La consulta no tiene ya ningún efecto, la poca participación ciudadana sentenció que poco les importa enjuiciar a los actores del pasado y si bien hubo un voto mayoritario por el "Sí”, eso simplemente se convierte en anécdota sin ningún impacto judicial o sin mayores consecuencias políticas para los actores a quienes pretendían someter a juicio.

Pero hay enseñanzas de este fracaso:

Si bien muchos achacan responsabilidad plena al presidente López Obrador, la realidad es que hay una responsabilidad compartida entre los tres poderes.

Quedó claro que el capricho del Ejecutivo no fue consentido por los ciudadanos; nadie puede negar que esta consulta obedeció al interés de Andrés Manuel López Obrador por sentar en el banquillo a los ex presidentes de México, particularmente a su némesis, Felipe Calderón; fue el Presidente quien promovió la Consulta, la impulsó, estuvo dándole difusión; él comprometió a gobernadores de Morena, en funciones y electos, para que promovieran la participación en sus estados; pero al final de cuentas nada funcionó y su capricho tuvo un costo de 580 millones de pesos.

La Consulta también es responsabilidad del poder Legislativo, particularmente de los diputados de Morena y sus aliados, quienes sometidos y agachados, no tuvieron valor cívico para oponerse al capricho presidencial y con sus votos validaron el ejercicio. El Presidente López Obrador culpó al INE de no instalar suficientes casillas y de no darle promoción suficiente para incentivar la participación ciudadana; pero eso no es culpa del INE, es de los legisladores de Morena y sus aliados que se negaron a aportarle los recursos presupuestales suficientes para instalar más centros receptores y darle una amplia difusión a la participación de los ciudadanos.

El Poder Judicial tampoco está exento de responsabilidad, fueron ellos los que condescendieron al capricho; formularon la pregunta y será en ese poder a donde se remitan los resultados que arrojó la participación ciudadana.

En lo político y en lo judicial el resultado es una derrota para el Presidente López Obrador; no solamente exhibe el poco impacto que tuvo su petición para que los ciudadanos salieran a votar; también es una clara manifestación de que la mayor preocupación de los mexicanos no está en el pasado, ni es de su interés promover juicios; lo que preocupa es la salud, la economía y la seguridad pública en el presente y el impacto que tendrán estos temas en el futuro de México.

Si los mexicanos no salieron a votar en la elección del pasado 6 de junio, que era un evento mucho más importante que la Consulta, con mucha más razón se negaron a validar este ejercicio que fue bien organizado y que demostró que 83 millones de mexicanos no estaban mínimamente convencidos de su utilidad.

El revés para el presidente López Obrador es también un llamado de alerta, no se puede olvidar que el próximo año se va a llevar a cabo una consulta popular para preguntar a los ciudadanos sobre la revocación de mandato al Ejecutivo en funciones. Si la abstención de hoy es el reflejo del pensamiento ciudadanos sobre el gobierno que tenemos, entonces cuidado porque se puede dar el caso de un rechazo popular masivo y eso sería el fin de la 4T.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- No se quién aconsejó a Toño Astiazarán para que acudiera a votar en la consulta y  además lo subiera a redes sociales; pero saber de su participación no fue del agrado de muchos ciudadanos, quienes lo apoyaron con su voto. porque en esa acción lo que vieron fue un acto de validación a una consulta que era totalmente de Morena y la cual consideraron innecesaria desde el punto de vista de que la ley no se consulta, simplemente se aplica.

Incluso si el alcalde electo alega que su voto fue un "NO” al juicio contra ex presidentes, eso no quita el mal sabor de boca que le dejó a muchos panistas y otros ciudadanos quienes vieron en la consulta un acto de capricho y revanchismo político.

Se entiende la participación del gobernador electo, Alfonso Durazo; pero ningún personaje del PAN, ninguno de la Alianza; incluso diputados electos o alcaldes de Morena, hicieron promoción de su asistencia a votar.

2.- El regreso a clases en primaria y secundaria es una determinación del gobierno federal que no se sustenta con acciones de remediación sanitaria en los planteles escolares para garantizar que los alumnos puedan contagiarse de Covid-19.

El conteo de contagios en México, correspondiente al 2 de agosto, indica 6 mil 504 casos y 254 decesos, cifras alarmantes y que se asemejan a lo peor de la pandemia el año pasado; la tercera ola de contagios, no solamente es más agresiva, también tiene alta incidencia en los jóvenes que no han sido vacunados y a eso se suma la determinación gubernamental de no vacunar a los niños y adolescentes.

México contabiliza 241 mil 279 personas fallecidas por Covid-19 desde el inicio de la pandemia, es por mucho una cifra que sobrepasa todas las proyecciones que hizo el gobierno, pero al mismo tiempo es la manifestación plena de que jamás existió un plan estratégico para atender el problema con protocolos científicos.

Y aún así, con esas cifras, el gobierno federal pretende iniciar con clases presenciales. Es una ruleta rusa lo que propone. ¿Quién será el valiente padre que arriesgue a sus hijos e hijas a ser contagiados?

 

3.- En nombre de mis hijos y el mío propio agradezco las muestras de cariño y afecto de las cuales fuimos objeto por el fallecimiento de mi esposa Miriam Guadalupe Martínez Macías; en verdad que nos hicieron sentir reconfortados en esos momentos tan tristes y aciagos, no tengo palabras para agradecer tanto cariño y tantas manifestaciones de solidaridad.

Ella ya descansa en paz y nosotros nos quedamos con su recuerdo; a todos quienes se preocuparon y nos acompañaron les damos nuestras más sinceras gracias.

Otros Juglares:

--"Los mexicanos no cayeron en el circo de la consulta popular orquestada por AMLO como uno más de sus distractores y la cual fue un fracaso. La inmensa mayoría lo tiraron a loco”.

Lo dijo el panista, Ricardo Anaya Cortés, al sentenciar que el fracaso en la consulta popular del domingo es la manifestación de que los mexicanos no comparten la visión del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gracias por su atención, hasta el miércoles si Dios quiere. ¡¡Salud!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR También puede conocer nuestra opinión periodística en Facebook en Rafael Cano Franco "El Juglar de la Red”.

Ir arriba