Entre guasangas y zozobras…  

Día de publicación: 2021-09-27
Por: Armando Vázquez

EN EL GOBIERNO estatal el tiempo de ajustes es persistente y hay dependencias donde aún no hallan la puerta. Es lógica natural pues el primer síntoma de ruido grilleril extremo, curiosamente, es el exceso de comunicación.  
Es que cuando hay tantos nombramientos, cada uno de los nuevos actores cuentan con un motorcito interno que les dice que sus decisiones son las mejores y así cada secretario, subsecretario, director general y jefe de área, quienes emplean su propio lenguaje para explicarse y envían sus mensajes al trochi mochi de tal manera que las ideas de unos chocan con las de otros y aquello es una guasanga.  
Otros le llaman cena de negros y unos más estilizados: ajustes horizontales y verticales de la comunicación organizacional.  
Y el origen es uno: el jefe (secretarios y/o gobernador), aun no implementan el uso de los manuales técnicos con los que cuenta cada dependencia. A lo mejor ni saben que existen o bien, desconocen, los nuevos titulares, el uso de esos formatos para establecer un método de comunicación interno ad hoc al trabajo que se desarrolla.  

Ir arriba