Por los caminos de Sonora 

Día de publicación: 2021-10-13
Por: Armando Vázquez


EL PENSAMIENTO FIFÍ que nos presiona desde la fisura de Rolando en la mollera hasta la punta del dedo gordo, nos obliga a reflexionar sobre la propuesta del gobernador Alfonso Durazo en torno a los pueblos indígenas de Sonora que son muy diferentes a los de Oaxaca donde sus poco más de cuatro millones de habitantes se ubican en 570 municipios. Son realidades muy diferentes.  
En Sonora hay 7,238 localidades rurales y 62 urbanas. https://bit.ly/3iSKVzp  
Hay nueve poblaciones indígenas: Seris, Pimas, Cucapá, Ópatas, Mayos, Guarijíos, Kikapú, Yaquis y Pápagos https://bit.ly/3FRaF9w  que considera de las más atrasadas, razón por la cual piensa otorgarles el recurso económico directo para que construyan y mejoren sus propios caminos tomando como modelo el caso de Oaxaca donde los pobladores emplean lo que denominan "tequio” (trabajo colectivo entre vecinos), pues 300 de sus municipios no cuentan con caminos pavimentados.  
Hasta finales de septiembre del 2020 de las 90 construcciones de caminos se habían inaugurado seis. Y otros ya presentaban fallas estructurales o simplemente no habían empezado las obras. https://bit.ly/2YKEaJ2  
La lógica del gobernador Durazo es similar a la de Amlo: sin intermediarios se les otorgará el dinero para que pavimenten –a lo mejor con cemento--, los caminos principales a las poblaciones rurales que se encuentran incomunicadas y se genere a su vez empleo. Me quiero imaginar en buen plan que se pedirá el apoyo de los constructores porque no es lo mismo el suelo oaxaqueño al suelo sonorense. Y las costumbres tampoco.

Ir arriba