¿Una auténtica feminista en el ISM?

Día de publicación: 2021-10-17
Por: Feliciano J. Espriella


A lo largo de los últimos años, la palabra feminismo ha ido tomando relevancia en muchos contextos, en algunos de ellos rodeada de una connotación negativa, pero realmente, ¿qué es el feminismo?

En el portal español elPeriódico.com, el pasado 4 de marzo publicaron un artículo titulado ¿Qué es el feminismo? Una guía completa para principiantes, del cuál tomé los siguientes conceptos.

"El feminismo no es odiar a los hombres, ni querer la supremacía de las mujeres. No es una moda, aunque efectivamente, está de moda, es mucho más que eso.

"El feminismo no busca la superioridad de la mujer respecto al hombre, sino que es la ideología que defiende la igualdad en aspectos sociales, culturales y económicos entre ambos sexos. A pesar de ello, la similaridad semántica de la palabra con el concepto de machismo hace que en muchas ocasiones adquiera un significado incorrecto en el que se la considera una especie de ‘antónimo’ de ésta. En ese sentido, el error de interpretación más habitual del concepto ‘feminismo’ lo hace adoptar el significado que actualmente ostenta la palabra ‘hembrismo’”.

Una vez clarificado qué es el feminismo y por ende qué hacen las feministas, entro en la materia acorde al título de la presente columna, pues me acabo de enterar de que una amiga de hace muchos años, Mireya Scarone Adarga, ‘feminista’ en el más amplio sentido de la palabra, es considerada como candidata a ocupar la dirección del Instituto Sonorense de la Mujer (ISM).

Desde su creación en octubre de 1998, el ISM ha sido conducido por diversas mujeres cuya experiencia y trayectoria no siempre ha correspondido al perfil que requiere un organismo, al cuál, en virtud del alto grado de marginación y violencia que en Sonora sufre la mujer, deberían dirigirlo quienes en el ejercicio de su encargo, garanticen que verdaderamente tienen interés, capacidad y disposición para ubicar a la mujer sonorense en el lugar que le corresponde.

Uno hubiera pensado hace seis años que al asumir la primera magistratura del Estado una mujer, los vergonzantes índices de feminicidios, violencia hacia las mujeres, discriminación laboral, acoso sexual y todos los demás en los que desde hace décadas lidera Sonora, serían si no abatidos, cuando menos fuertemente disminuidos. Lamentablemente no sucedió y las mujeres sonorenses están igual o peor que antes de Claudia Pavlovich.

Ha habido, indudablemente, algunas directoras del ISM que verdaderamente han hecho su mejor esfuerzo y durante su encargo hubo avances en materia de paridad de género. De momento recuerdo a su fundadora, la inolvidable Carmelita Calles, y a mi estimada amiga, María Antonieta Meraz Carrizoza, entre varias más.

 

¿Quién es Mireya Scarone?

Originaria de Querobabi, Sonora, es licenciada en Sociología, maestra en Ciencias Sociales, especialista en Relaciones Industriales y doctora en Ciencias Sociales, académica y como lo asenté anteriormente, feminista a ultranza.

Desde el año de 1979 ha trabajado constantemente como impulsora del reconocimiento de los derechos humanos de las niñas y las mujeres sonorenses. Ha sido una luchadora incansable a favor de la equidad de género, los derechos de los grupos vulnerables y de otras minorías marginadas.

Algunas conquistas tangibles a favor de la mujer, las realizó como secretaria general del Sindicato de Telefonistas de Sonora, desde donde impulsó acciones afirmativas de igualdad y respeto de los derechos humanos y reproductivos de las trabajadoras, como evitar despidos por embarazo y negociar con la empresa la reubicación de mujeres en áreas de trabajo tradicionalmente asignadas a varones.

Ha participado en distintas propuestas de reformas relativas a temas de género, entre las que se encuentra la creación del ISM, y la Ley del Instituto Sonorense de las Mujeres. Actualmente funge como presidenta del colectivo feminista "Libertas, Mujeres por la Igualdad, A.C”.

Finalmente, cabe destacar, que ha sido integrante del Consejo Consultivo de la Mujer del ISM, y por lo tanto, conoce a fondo la problemática del organismo, sus fortalezas y debilidades, y seguramente tendrá una perspectiva del rumbo que deberá seguir para que el ISM sea, verdaderamente, un instrumento que defienda, impulse y dignifique a la mujer sonorense.

Suerte, amiga Mireya.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba