"¡No me rebajes!”: de Durazo para su gabinete

Día de publicación: 2022-02-20
Por: Fco.Javier R. Quirrín



A POCOS días de cumplir los primeros seis meses al frente del Poder Ejecutivo del Estado, Alfonso Durazo Montaño, el Gobernador de Sonora, ya ha tenido oportunidad de evaluar a los integrantes de su gabinete.

Y, con plena seguridad, a estas alturas se ha convencido de que las recomendaciones abrieron oportunidades para algunos que no han podido con el paquete, porque el tiempo transcurrido ya es el necesario para medir sus capacidades.

Ya es tiempo entonces de actuar y decirles a sus compromisos: "Los quiero mucho, pero me quiero más yo y requiero gente que responda a las exigencias de mi gobierno y de la gente”.

Lo sucedido la semana pasada durante la conferencia de prensa que Durazo ofrece cada semana, cuando re-confirmó que el titular de SIDUR (la Secretaría que coordina la obra pública en el Estado), es un ignorante en la materia, prácticamente lo sacó de quicio.

Y minutos antes de estallar, el gobernador se dio cuenta que los técnicos encargados de las proyecciones de apoyo a sus intervenciones, están fallando demasiado.

No es la primera vez que Heriberto Aguilar, el diputado federal guaymense que solicitó licencia para ocupar la titularidad de la SIDUR en el gabinete estatal, comete una pifia que saca de ritmo al gobernador, frente a los reporteros.

Pero la semana anterior, Durazo le solicitó a Heriberto un dato sobre la superficie de un terreno de la Comisión Federal de Electricidad y ante el invento del funcionario, no ocultó el Gobernador su enojo al sacar a relucir su franqueza sonorense y expresarle un "… ¡Noooo!... Estás bien, (¿?)… ¡No me rebajes!”.

Sin  duda, dicha expresión fue un mensaje a varios integrantes de su gabinete, de los que esperaba más.

Por ejemplo, falta aún la contundencia en la capacidad del secretario de Gobierno, Álvaro Bracamonte, para dirimir controversias y quitarle problemas a su jefe. Ejemplo, la crisis de los exconcesionarios del transporte público en Hermosillo, elevará su volumen esta semana, cuando entre en acción el Tribunal de Justicia Administrativa.

La Secretaría de Economía con Armando Villa al frente, está ausente. Es como un florero. En este caso son los empresarios los que buscan la manera de acercarse a esa oficina.

Olga Armida Grijalva, la titular del Trabajo, no ha podido con el paquete, un subscretario le renunció exhibiéndola como incongruente e incapaz y menos lo será con los nubarrones que se observan en el horizonte, con problemas en las maquiladoras, con empresas que buscan quedarse en Sonora, siempre y cuando haya paz laboral y, como el gran platillo, la amenaza de huelga en la Universidad de Sonora.

María Dolores del Río, ya no le duele tanto lo duro, sino lo tupido… Su imagen es la de una funcionaria que nada puede hacer ante el aumento de la violencia en varias regiones del Estado.

José Luis Alomía, el secretario de Salud, ya había resuelto renunciar, pero le convencieron de continuar, a pesar de que su queja es que lo han atado de pies y manos y parte de los chiapanecos que invitó a trabajar en Sonora y que conformaban su equipo de confianza, ya se han ido. Lamentablemente, este escenario ha propiciado un alejamiento en la comunicación del gobierno estatal con la ciudadanía y que tiene sus consecuencias en los registros de nuevos contagios y fallecimientos por la pandemia.

Y lo que menos desearía Durazo, es tener a colaboradores denunciados por haber cometido presuntos actos de corrupción. En este departamento está Célida López, la titular de Turismo.

Por la extraordinaria experiencia que tiene en el servicio público, Alfonso Durazo está convencido de que no siempre resistirá el constante anuncio de acciones por llevar a cabo, sino que también tiene, necesariamente, qué brindar resultados. Y si es lo antes posible, mejor.

Quizá haya llegado el momento de decirles a quienes se permitieron hacerle recomendaciones al Gobernador para la designación de funcionarios, que su tiempo ha terminado.

 

EL PRESIDENTE municipal de Hermosillo, Antonio Astiazarán, anunció que la capital sonorense pronto contará con 220 patrullas eléctricas, es decir, que no requerirán gasolina… Ya se han licitado y se pondrán al servicio de la ciudadanía en el combate a la inseguridad pública… El detalle, además, es que será la primera ciudad del país en imponer este sistema en sus unidades de vigilancia… Vaya pues.

Ir arriba