Vivir con menos y aguantar

Día de publicación: 2022-03-09
Por: Feliciano J. Espriella



La anterior fue la fórmula que a querer y sin ganas nos implantó la pandemia. Esperemos que la mayoría la hayamos aprendido porque en el futuro inmediato tendremos la necesidad de volver a aplicarla y en un descuido, con mayor severidad que la pasada.

Estamos sin duda viviendo tiempos inéditos. El conflicto ruso-ucraniano amenaza con impactar a la economía de todo el planeta con una virulencia tal, que empieza a cimbrar las economías de los países más poderosos.

Los efectos ya empezaron a sentirse con fuertes incrementos sobre todo en el precio de granos como el maíz, el trigo y el sorgo que han estado al alza las últimas semanas, y los dos primeros habían tenido grandes aumentos durante 2021, aún antes del conflicto armado.

Asimismo, se ha disparado el precio de energéticos como el petróleo y el gas, generando incertidumbre financiera y una desestabilización inicial en todo el mundo, ya que los precios dependen de factores como la oferta, la demanda, la especulación y la liquidez en los mercados financieros.

El día de ayer el precio del petróleo casi llegó a los 140 dólares por barril y lo más probable es que continúe al alza, aunque a la mitad de la jornada empezó a reducirse en virtud de que la Unión Europea anunció que este mismo año reducirá su dependencia de energéticos rusos: gas, gasolina, y demás productos.

Además, ayer por la mañana, la Casa Blanca anunció que Estados Unidos está en la disposición de dejar de comprar gas ruso, a lo cual se sumarán Canadá y Reino Unido, en tanto la Unión Europea por el momento no dejará de comprar el gas ruso, porque el volumen de gas que les provee Rusia, es alrededor del 40 por ciento del consumo total.

En contrapartida, Rusia anunció que si no hay gas, tampoco habrá materias primas, no habrá trigo y tampoco habrá metales para su transformación.

La problemática de Estados Unidos es de tal magnitud, que Obligó a Joe Biden a buscar apoyo en Venezuela para negociar compras de energéticos en aquel país. Según los trascendidos, de llegar a un acuerdo, Biden se comprometería con Maduro a eliminar algunas de las sanciones económicas que tienen sobre Venezuela.

Ante esta situación, uno se pregunta ¿Cómo es que Biden negocia con Nicolás Maduro, en virtud de que Estados Unidos, al igual que muchos otros países que se vieron forzados por los norteamericanos, reconocen como presidente de Venezuela a Juan Guaidó?.

 

Música para AMLO

Todos estos acontecimientos seguramente beneficiarán la política energética del presidente Andrés Manuel López Obrador y reforzarán su argumentación a favor de la Reforma Eléctrica. La autosuficiencia energética que ha buscado López Obrador desde el primer día de su gobierno y hacia la cual se ha encaminado, puede ser en el futuro el factor más importante para acelerar el desarrollo del país.

Si hoy en día el país más poderoso del mundo busca alianzas con quienes hace muy poco tiempo consideraba adversarios y hasta enemigos para subsanar el déficit energético en la Unión Americana, con el propósito de evitar el alza de precios de los combustibles a los consumidores a niveles inimaginables, debe hacernos reflexionar sobre lo que actualmente se está gestando en nuestro país.

No es sólo Estados Unidos, algunas naciones europeas que pusieron en manos privadas la producción de combustibles de consumo tanto familiar como industrial, han visto incrementos descomunales en insumos vitales como la energía eléctrica. Millones de amas de casa españolas tienen que realizar tareas domésticas como el lavado, secado y planchado de ropa en las madrugadas, en virtud de que las compañías privadas que les proveen la electricidad les han impuesto tarifas diferenciales a lo largo del día, y las menos caras son para horarios de entre 3 y 5 de la mañana.

 

Las crisis también generan oportunidades

Sin embargo, aunque en las próximas semanas veremos acontecimientos negativos en cuestiones de precios, inflación y seguramente lúgubres pronósticos en materia de crecimiento y generación de empleos, en lo personal estimo que también habrá situaciones coyunturales que nos deben de beneficiar.

Por ejemplo, aunque nadie lo menciona, la crisis de la pandemia nos benefició en el comercio internacional y nos posicionó de nuevo como el principal socio comercial de Estados Unidos. Posición que nos habían arrebatado hace algunos años los chinos.

El mayor repunte económico de México y gran período estabilizador de la economía mexicana se logró inmediatamente después de terminada la segunda guerra mundial. Algunos analistas económicos consideran que en estos momentos México puede tomar una posición estratégica porque tenemos reservas y tenemos petróleo, con la gran ventaja de que a diferencia de la mayor parte de los países del mundo, México manejó finanzas sanas y evitó endeudar al país en la crisis de la pandemia.

Por lo pronto vale más que nos resignemos a que en el futuro inmediato, lo recomendable será vivir con menos y aguantar.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba