Sinaloa lo aprobó, ¿Sonora cuándo?

Día de publicación: 2022-03-09
Por: Feliciano J. Espriella



Con los votos en contra de un diputado del PRI y una diputada del PAN, 9 abstenciones y 2 votos a favor, el pasado ocho de marzo el Congreso Local de Sinaloa aprobó la interrupción legal del embarazo hasta con 13 semanas de gestación.

Durante la lectura del dictamen relativo al tema, se expuso que comete el delito de interrupción del embarazo la mujer o persona gestante que finalice de forma anticipada el proceso de gestación, después de la décima tercera semana.

A la mujer o persona gestante que interrumpa el embarazo después de las 13 semanas se le impondrá una amonestación, y de uno a tres meses de medidas integrales. Asimismo, a la persona que apoye a interrumpir el embarazo después de las 13 semanas se le impondrá de veinte a cincuenta días de trabajo en favor de la comunidad o de doscientos a setecientos días multa.

La coincidencia de la aprobación con el Día Internacional de la Mujer seguramente fue orquestada para destacar la relevancia de la fecha. El año pasado, esa misma legislatura había aprobado el matrimonio igualitario, otra de las más cuestionadas propuestas de grupos progresistas.

Quienes se opusieron a las reformas fueron el diputado Luis Javier de la Rocha Zazueta, del PRI, y la diputada del PAN, Giovanna Morachis Paperini.

De la Rocha Zazueta se pronunció por que se respete la vida de toda persona por el solo hecho de ser humana y sin ninguna discriminación.

El valor de vida del ser humano, lamentó, está siendo subvaluado.

La diputada Giovanna Morachis resaltó que en su partido se cree en el humanismo, e invitó a sus compañeras y compañeros diputados a reflexionar y ver el tema con mayor detenimiento.

"El humanismo va desde la concepción hasta la muerte. Para Acción Nacional es la vida”, dijo.

Con Sinaloa llegan a siete las entidades que ya han despenalizado el aborto, anteriormente lo habían hecho la CDMX, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Baja California y Colima.

En tanto aquí en Sonora poco se ha hablado del tema, lo cual, dada la integración política de nuestro Estado que es gobernado por un partido de izquierda y un Congreso Local con mayoría del partido en el poder y diputados emanados de corrientes progresistas, se da por sentado que la actual legislatura se sumará a las demás entidades que ya lo han hecho.

Sin embargo, me da la impresión de que el tema pudiera encontrar fuerte oposición entre la sociedad sonorense y, tal vez por ello, el Grupo Parlamentario de Morena, que lo tiene en su agenda legislativa, lo está de alguna manera soslayando o cuando menos analizándolo con sumo cuidado.

En lo personal creo que el tema cuando se empiece a analizar en el Congreso generará mucha controversia, fuertes cuestionamientos y amplios debates. Pero la realidad es que no tienen para donde hacerse, la despenalización del aborto es un hecho consumado en todo el país por las resoluciones emanadas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pero hace falta que se legisle y reglamente en los Estados.

En el pasado, cuando se ha hablado del tema, los grupos opositores que en Sonora son muchos y muy poderosos, han fincado su argumentación en el derecho a la vida de seres humanos indefensos y prácticamente centran el debate en ese punto, lo cual, independientemente de las consideraciones espirituales, morales y religiosas de cada quien, no es en realidad el propósito fundamental de la legislación al respecto.

Los objetivos principales para la despenalización del aborto se basan en que se legislará sobre acciones que ya se vienen realizando y que se despenalice o no, continuarán en el futuro. Además, el despenalizarlo, permitirá que se les realice a miles de mujeres de escasos recursos en condiciones de higiene y seguridad, lo que no sucede en la actualidad, pues quienes no tienen recursos para pagar los elevados costos de médicos, clínicas y hospitales privados, lo tienen que hacer en la clandestinidad y con altos riesgos.

Es un hecho plenamente comprobado que la penalización del aborto no disuade a las mujeres de realizarlo y sí las induce a recurrir a métodos de aborto inseguros y riesgosos para su vida y su salud. A nivel mundial, las investigaciones indican que hasta el 18% de las muertes maternas son ocasionadas por abortos inseguros.

A escasos días de que se conmemoró la fecha más importante del movimiento feminista, no podemos olvidar que el aborto forma parte fundamental de su razón de ser. No se puede entender el movimiento feminista sin la despenalización del aborto, porque es una cuestión de autonomía básica del cuerpo de la mujer.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba