Esnobismo o realismo, ¿cuál opción conviene?

Día de publicación: 2022-03-17
Por: Feliciano J. Espriella



El próximo lunes será inaugurado el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) en la CDMX, la primera de las obras insignias del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, y como las heridas recién cicatrizadas que al tocarse vuelven a doler y en ocasiones sangran, la proximidad de la fecha ha provocado una nueva andanada de críticas a la obra de quienes más que al aeropuerto, se oponen a todo lo que se haga en la presente administración.

Las críticas corregidas y aumentadas son casi las mismas que fueron ampliamente difundidas cuando se tomó la decisión de cancelar el nuevo aeropuerto que ya estaba en construcción sobre el lago de Texcoco, tales como la distribución de vuelos, rediseño del espacio aéreo, las dificultades de acceso y los tiempos de traslados para tomar los vuelos, entre muchas otras más.

En relación con todos estos inconvenientes y más allá de la veracidad o falsedad de los mismos que pronto se conocerá, no deja de ser paradójico que en un país en los que la inmensa cantidad de pobres que lo habitan debería ser motivo de una solidaria preocupación para todos, haya quienes lamenten en la cancelación del aeropuerto de Texcoco que México haya perdido la oportunidad de tener uno de los mejores aeropuertos del mundo, sino es que el mejor.

Lamentablemente, ese comportamiento esnob ha sido en muchas ocasiones el que ha llevado a nuestro país a cometer multitud de torpezas que generalmente han culminado en fuertes descalabros económicos y a llenarnos de una gran cantidad de lo que se conoce como elefantes blancos, que culminaron con enormes cantidades de dinero tirado prácticamente a la calle

¿Ejemplos? La Estela de Luz de la CDMX, obra que ha sido merecedora de varios apodos peyorativos entre los que destacan Suavicrema y Monumento a la corrupción. Fue planteada para celebrar el bicentenario de la Independencia de México, sin embargo, fue terminada con un retraso de más de 15 meses y con un sobrecosto de 192%, de acuerdo con un reporte de la Auditoría Superior de la Federación.

Su costo al iniciarla se estimó en 398 millones de pesos y al finalizar fue de más de mil 304 millones de pesos y jamás ha tenido alguna utilidad.

¿Otro ejemplo? El avión presidencial de súper lujo, del que con toda la razón el presidente López Obrador dijo que ni el entonces presidente norteamericano Barak Obama tenía uno igual. En este caso, al esnobismo de Felipe Calderón que compró un avión de dimensiones mucho mayores a las que realmente se requerían, hay que agregarle el esnobismo aún mayor de Enrique Peña Nieto, quien lo remodeló totalmente con lujos propios de las fábulas de las Mil y Una Noches, lo cual viene a ser el motivo principal de que no se pueda vender.

Ejemplos de este tipo abundan a lo largo y ancho de todo el país, en donde algunos gobernantes han realizado acciones y construido obras emanadas del más recalcitrante esnobismo ¿Quién no recuerda en Hermosillo el famoso reloj de Gastón González, que costó una fortuna y sirvió sólo unos cuantos meses?, ¿o el monumento de Javier Gándara al inicio del Blvr. Rodríguez y cuya utilidad si es que la tiene, no justifica lo que le sangró al erario.

Y volviendo al tema del AIFA, del que pronto se empezará a conocer si las críticas con las que a toda costa se trató de impedir su construcción eran fundadas o sólo ganas de jorobar, en lo personal celebro que se haya cancelado lo que según se lamentan muchos opinólogos hubiera sido un nuevo monumento a la estulticia, con un costo que hubiera sido el mayor en toda la historia del país

Por lo pronto empiezan a llegar algunos inquilinos distinguidos a unos días de inaugurarse, como Citibanamex que confirmó su interés por estar presente en el AIFA. "Estamos haciendo planes para que esté, nosotros estamos en los principales aeropuertos del país y Citibanamex no puede quedarse fuera de ese, comentó sobre el tema Manuel Romo, director general del banco,

 

Dos noticias: una buena y otra mala

A reserva de abundar próximamente en el tema, hay dos noticias importantes sobre los factores que inciden en la inflación, una buena y otra mala:

1.        Primero la buena: el precio del petróleo que subió en forma vertical hasta tocar 139 dólares por barril hace una semana, ahora va hacia abajo, también en dirección vertical, y ya cayó a menos de 100 dólares.

2.        Ahora la mala: La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció ayer un aumento en la tasa de interés por primera vez desde 2018.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

 

Ir arriba