¿Quién mueve los hilos de los jubilados del Ayto?

Día de publicación: 2022-04-04
Por: Feliciano J. Espriella



¿Con qué intenciones, por qué y para qué?

Desde principios de año, el ayuntamiento de Hermosillo se ha visto enfrascado en conflictos con sus jubilados y pensionados por el reclamo de diversas prestaciones que ‘indebidamente’ recibían al parecer desde hace algún tiempo y que la actual administración suspendió.

Aparentemente este asunto es única y exclusivamente entre la comuna local y sus extrabajadores jubilados o pensionados. Sin embargo, han aparecido revoloteando alrededor de los demandantes algunos personajillos que coloquialmente decimos, no tienen vela en el entierro.

El primero de ellos es un tal Jorge Encinas quien se ostenta como el vocero del movimiento sólo porque sus chicharrones truenan, en virtud de que la líder de la Asociación de Pensionados y Jubilados se llama María Guadalupe Flores Mendívil.

Como hasta hace unos días a este sujeto no lo hacía en el mundo, me di a la tarea de wooglearlo para conocer un poco de él, pero las únicas referencias que encontré son relacionadas con el actual conflicto. Busqué entonces en los comentarios de colegas columnistas y encontré una referencia en una columna Entre Grillos y Chapulines del amigo Hiram Rodríguez. La transcribo:

"Jorge Encinas, el vocero de los pensionados, nos lo reportan como un lindo lépero ventajoso y que ni siquiera es parte de la Asociación de Jubilados, que preside Lupita Flores, pero ‘pior’ está la cosa, cuando te enteras de que anda en contubernio con otro ‘pior’ que él, Julio Ulloa”.

También se han hecho presentes algunos actores políticos y en una manifestación que realizaron en palacio municipal participaron el diputado del PT, Sebastián Orduño y el dirigente estatal de ese partido, Ramón Flores, para apoyar a los integrantes del Movimiento 30 de julio, como se conoce a la agrupación de jubilados y pensionados.

Adicionalmente le ha echado combustible político al fuego sindical el regidor del PT, René García, quien con obvia maledicencia declaró públicamente que algunos jubilados fallecieron porque el ayuntamiento les retiró las prestaciones. Al carecer de argumentos válidos y total desconocimiento del tema, el regidor vio en él una oportunidad de lucrar políticamente.

 

Como todo conflicto entre una institución y personas físicas, existen cuando menos dos fundamentaciones a considerar: una jurídica y otra justa.

 

Lo jurídico

Las demandas de los reclamantes no tienen ningún fundamento legal, y todo parece indicar que las prestaciones que se reclaman fueron concedidas por administraciones municipales anteriores que cedieron a presiones sindicales en vez de enfrentarlas en su momento y actuar conforme a derecho y dentro de la legalidad.

Lo confirman las resoluciones en relación a dos recursos jurídicos de amparo ante los distritos judiciales federales 6 y 10, que fueron desechados por los jueces respectivos.

Por otra parte, el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF) indicó que de acuerdo a la Ley, extrabajadores (como lo son pensionados y jubilados) no deben recibir las mismas prestaciones que trabajadores en activo.

Desde esta perspectiva, los mil 490 jubilados y pensionados del ayuntamiento de Hermosillo ya no recibirán las prestaciones objeto del actual conflicto, tales como bonos por puntualidad, uniformes, apoyo para pago de energía eléctrica, gastos funerarios y canasta básica, entre otros.

Entre estos 1,490 ex trabajadores del ayuntamiento hay 20 a los que se les paga más de 180 mil pesos cada mes, otro grupo de 28 percibe 50 mil, a otro con 111 integrantes se les paga 35 mil pesos, en tanto a 298 su jubilación les llega por 25 mil pesos, mientras 399, el grupo más numeroso, tiene ingresos de 15 mil pesos, y los de menores ingresos son un grupo de 227 personas que perciben 7 mil pesos, y finalmente, 40 personas reciben sólo 3 mil pesos mensuales.

 

 Lo justo

Los jubilados, por cuestiones de consideraciones de la edad y el hecho de que ya entregaron la mayor parte de su vida a realizar un trabajo, suele ser un grupo minoritario que goza de amplias simpatías que generan apoyos de la sociedad, como en el caso presente.

Pero debemos considerar que la gran mayoría de los reclamantes reciben ingresos muy superiores a la de decenas de millones de compatriotas en activo, y ceder sus los reclamos le significaría al ayuntamiento una fuga de recursos del orden de 45 millones de pesos anuales que mermarían el otorgamiento de servicios a varios miles de hermosillenses muy necesitados, lo más razonable sería que se optara por una solución justa.

¿Cuál podría ser? En mi opinión, apoyar a quienes efectivamente les afecte la pérdida de prestaciones y que por su bajo nivel de ingresos sí lo resentirán.

Y en este sentido, me parece que al alcalde Antonio Astiazarán les ha ofrecido una solución en la que, eludiendo tanto el fundamento jurídico como el demagógico llamado humanista, optó por implementar un programa justo, apoyando a quienes menos tienen y aplicando la legalidad a quienes pudieran considerarse privilegiados en un país pobre y de pobres.

 

Apoyará el municipio a 343 ex empleados.

Mediante el programa "Honrando a personas jubiladas y pensionadas”, el Gobierno Municipal apoyará a 343 ex empleados del Ayuntamiento que más lo necesitan, con mil 500 pesos al mes.

Quienes reciben menos de 7 mil pesos de pensión al mes recibirán una tarjeta en la cual se les depositará el apoyo a la economía de sus familias, como fue el compromiso de presidente municipal. De acuerdo a la observación que hizo el ISAF al Ayuntamiento de Hermosillo, de que por legalidad sólo se pueden otorgar vales de despensa a trabajadores activos, los jubilados y pensionados dejaron de recibirlos.

Con la convicción de apoyar a los ex trabajadores y viudas de algunos de ellos que cuentan con pocos ingresos, el Gobierno de Hermosillo puso en marcha este programa que se inició con la entrega de este beneficio.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

 

Ir arriba