Haiga sido como haiga sido, 25 mil son muchos manifestantes

Día de publicación: 2022-04-04
Por: Feliciano J. Espriella



En virtud de que no desmintió la cifra de 25 mil manifestantes al acto del pasado sábado a favor de AMLO ningún amigo editorialista de quienes tengo el gusto de leer sus apreciadas columnas, aunado a que tampoco lo hicieron aquellos que consideran que estaríamos mejor con Ricardo Anaya o José Antonio Meade, aceptaré la cantidad como cierta.

A diferencia de otras ocasiones en las que mientras los convocantes a un acto multitudinario daban a conocer una cantidad oficial de asistentes que era de inmediato rechazada y desmentida por comunicadores y muchas veces por los más importantes medios tradicionales de comunicación, esta vez el boletín oficial dijo que estuvieron 25 mil almas y todo mundo lo aceptó tácitamente al tomar dicha cantidad como referencia en sus escritos.

Qué bueno, porque muchas veces el debate se enfocó en la cantidad y se soslayaron aspectos más importantes. La verdad es que en esto de las cantidades siempre ha habido mucho manoteo. Tanto, que se formaron algunas anécdotas chuscas, aunque la verdad desconozco si veraces, sobre actos similares. Las platicaré para amenizar un poco esta entrega.

Anécdota 1: Dicen que por allá de los años sesentas deL siglo pasado, el presidente de un partido político tenía un compadre al que le gustaba la buena vida, buenos vinos, mejores viandas, viajes y en general todo aquello susceptible de agenciarse con numerario, quien tenía un modesto periodiquito que circulaba semanalmente, aunque no siempre.

En alguna ocasión, se realizó un mitin por fuera del edificio del partido, que según dicen tuvo una gran afluencia de simpatizantes, por lo qué, a la mañana siguiente el compadre del líder partidista fue a buscarlo, para afinar detalles sobre la publicación del evento que realizaría en su medio de comunicación.

Ordenaron café para ambos y en lo que se lo tomaban, el periodista felicitó a su interlocutor por la gran asistencia que tuvo su evento, lo que dio origen al siguiente diálogo:

L= líder P= periodista

-          (L) Gracias compadre. Sí estuvo buenísima la asistencia, ¿Cómo cuánta gente crees que había?

-          (P) Mucha compadre, estaba completamente lleno. Yo diría que unas 500 personas

-          (L) ¿Qué qué? Si la gente le daba la vuelta a la calle. No compadre, había como 5,000

-          (P) No exagere compadre, estamos en confianza. Bueno, haciéndole el favor diría que 800

-          (L) No compadre, mínimo, mínimo, había 4,500

-          (P) Está bien compadre, estirando la liga voy a aceptar que serían mil en números cerrados

-          (L) Ya párele compadre. Le aseguro que si no había 4,000 gentes, no había ninguna

-          (P) Ok compadre, ni usted ni yo, de a peso por cabeza, cuántos quiere que publique que había

Para quienes les pudiera parecer muy poca la cantidad solicitada, les comunico o recuerdo que en esa época con 12.50 pesos se compraba un dólar. Pesos a los que posteriormente Carlos Salinas les quitó tres ceros, de tal manera que en la actualidad, uno de aquellos pesos valdría mil de los actuales con los que podríamos adquirir 50 dólares.

Anécdota 2. Esta es más reciente y se remonta a un acontecimiento de un evento político de hace casi 20 años. En dicha campaña, uno de los candidatos se apoyó en un reconocido restaurante de carnes de Hermosillo para dar de comer a los asistentes a eventos masivos nocturnos.

Cuentan los enterados de que en un multitudinario evento que se realizó en el estacionamiento del Centro de Usos Múltiples (cum), tuvieron una muy buena asistencia calculada en 10 mil personas, en concordancia con el número de sillas disponibles que literalmente fueron ocupadas todas.

Días después el empresario llevó personalmente la factura al encargado de finanzas de la campaña, mediante la cual se hacía un cobro por alimentación a 20 mil personas, a lo que el ejecutivo estuvo en desacuerdo y le dijo al restaurantero.

-          ¿Cómo 20 mil? Es un abuso, sólo fueron 10 mil

-          No, señor -respondió el empresario-, fueron 20 mil, aquí tengo la prueba.

Le mostró entonces la nota alusiva al evento que publicó el diario de mayor circulación en primera plana y a ocho columnas con la siguiente cabeza:

"20 mil hermosillenses vitorearon a Don Candidato en el CUM”

Dicen, aunque no me consta, que el restaurantero cobro el monto de la factura, pero que el resto de la campaña ya no fue requerido.

Y volviendo al mitin a favor de AMLO y en relación a la asistencia, para mí la cantidad es lo importante, pues hacía décadas que en un evento político no se lograba reunir a tanta gente. Más allá de que si fueron acarreados, amenazados, chantajeados o vinieron de motu proprio, en esta ocasión, nos guste o no, el gobernador mostró una fuerza que no habíamos visto en ningún gobernante en los últimos años.

Y si la manera de lograrlo es lo único que al parecer se le puede criticar, olvidan que los antecesores a Alfonso Durazo lo hicieron igual, pero con mucha menos efectividad.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @f j espriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com


 
 

Ir arriba