Coparmex… zapatero a tus zapatos

Día de publicación: 2022-04-27
Por: Feliciano J. Espriella




Su columna de ayer, el periodista y amigo Rafael Cano Franco la dedicó al análisis de un documento de 15 puntos presumiblemente elaborado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la que elucubran cuál sería la historia que ellos visualizan si AMLO no hubiera ganado la presidencia.

Busqué infructuosamente en la Web la publicación de dicho documento, incluyendo el sitio oficial del organismo, y no lo encontré. Pero al venir del amigo Rafa Cano lo tomaré por auténtico para efectos de la presente columna, la cual, no pretendo enfocarla en el análisis y desmentido de la mayor parte de los 15 puntos, que sería de lo más sencillo, sobre todo si partimos del hecho de que lo inician con una falsedad más grande que sus manifiestas intenciones de amor a la patria.

"A este tipo de proyecciones -escribió Rafa Cano-, se le conoce como historia contrafactal (contra los hechos consumados) y esto es lo que ellos consideran sería la situación actual. No necesariamente se tiene que estar de acuerdo en todo.

A continuación, el colega relaciona los 15 puntos del documento. El número uno es el siguiente:

"Ya tuviéramos en operación uno de los 10 mejores y funcionales aeropuertos del mundo, 100% autofinanciado con bonos de deuda que se pagarían a través del TUA (Tarifa de uso de aeropuerto). Es decir, sólo estarían pagándolo los que hicieran uso del mismo y no como ahora que vía impuestos lo pagaremos todos. Lo utilices o no lo utilices”.

Mienten en Coparmex y lo hacen con todo cinismo, pues todos quienes de alguna manera seguimos en su oportunidad el desarrollo de la fallida obra en Texcoco, supimos que se proyectó inicialmente para inaugurarse en 2023 y, además, unas semanas antes de su cancelación, la fecha se había movido hacia el año 2025.

Esto lo conocen perfectamente en Coparmex, pues fue precisamente uno de los factores que contribuyeron a la cancelación, ya que la saturación de vuelos que se tenía entonces, hubiera requerido de fuertes inversiones antes de la puesta en operación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), las cuales, en virtud de que el actual aeropuerto sería cancelado al iniciar en operaciones el otro, se perderían.

El tema de que sería autofinanciado a través del TUA es otra falacia, pues se demostró con cálculos actuariales que sería insuficiente y además generaría un enorme hueco financiero que finalmente hubiera obligado a la contratación de deuda.

Cuando menos la mitad del resto de los 15 puntos adolecen de errores y falsedades similares a las del primer punto, por lo que no vale la pena desmenuzarlos para desacreditarlos. Si mienten en lo ampliamente conocido, con mayor razón lo harán en lo que son sólo conjeturas.

 

¿Cómo estaríamos si la elección la hubiera ganado Meade o Anaya?

Creo que hubiera sido mucho más sencillo hacer la proyección sobre la situación en que nos encontraríamos si el PAN o el PRI hubieran triunfado en los comicios de 2018.

Los análisis se habrían basado en supuestos empíricamente comprobados con las actuaciones de sus presidentes en los últimos 36 años, así como las consecuencias de políticas neoliberales que cualquiera de los dos partidos, con toda seguridad hubieran implementado.

Sin pretender ser muy acucioso, a bote pronto se me ocurren algunas ideas de cómo estaríamos en el supuesto anteriormente mencionado. A continuación algunos puntos.

1.        Aunque no dudo que muchos le quisieran adjudicar la llegada de la pandemia a México a las acciones de López Obrador, creo que nadie dudará de que hubiera de cualquier manera llegado y, como sucedió en las crisis anteriores, el gobierno anayista o meadeista hubiera endeudado criminalmente al país para salvar las empresas y fortunas de los más acaudalados empresarios de nuestro país y hasta extranjeros. Estimo que para ello hubieran incrementado la deuda pública entre 5 y 8 billones (millones de millones) de pesos.

Además no hubieran hecho una reconversión hospitalaria como la realizada, la cual evitó que a diferencia incluso de países ricos y desarrollados, en los picos altos de la pandemia no hubiera habido hospitales y camas suficientes para atender a los enfermos graves.

2.        El salario mínimo que actualmente asciende a 173 pesos diarios oscilaría entre 120 y 130 pesos.

3.        La pensión a adultos mayores seguiría siendo de 580 pesos mensuales y no 1,925 como es actualmente, y se entregaría a menos de la mitad de las personas.

4.        Los 800 mil millones de pesos que habían sido eludidos por los hombres más ricos del país, seguirían en sus respectivas cuentas de banco.

5.        Decenas de millones de niños y jóvenes estudiantes que hoy pueden sufragar sus estudios con una beca, no lo podrían hacer o lo harían en medio de una gran precariedad.

Podría seguir cuando menos con unos 10 puntos adicionales, pero los anteriores me parecen suficientes para ilustrar cómo estaríamos si hubiéramos continuado con las mismas políticas con las que se condujo al país durante varias décadas.

Los empresarios conocen muy bien cómo se opera y maneja una empresa. Está en su ADN. En el mundo ha habido multitud de resultados desastrosos para la población, cuando los destinos de un país son conducidos con criterios empresariales, o peor aún, por empresarios.

Recuerden a Vicente Fox. No se necesitan más ejemplos.

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba