Por el bien de todos, primero los pobres

Día de publicación: 2022-05-05
Por: Feliciano J. Espriella


El día de ayer, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, Rogelio Ramírez de la O (titular de Hacienda), presentó el "Paquete contra la inflación y la carestía (PACIC) que el Gobierno Federal implementará para ayudar a contrarrestar los efectos inflacionarios en la economía de los hogares.

Como todos los programas iniciados por el Gobierno Federal en la presente administración, supongo que será ampliamente criticado y denostado por los adversarios al régimen y, tengo la impresión de que el enfoque de los ataques será en el sentido de que no servirá para contener la inflación y menos para reducirla.  Aunque es verdad que no servirá de mucho para contener o reducir el fenómeno inflacionario, también es verdad que ese no es el objetivo del PACIC.

En un régimen que se ha declarado abiertamente desde el primer día a favor de los más necesitados, que refrenda abierta y frecuentemente el presidente cuando pronuncia la frase por el bien de todos, primero los pobres, resulta obvio que el objetivo fundamental del plan es precisamente la protección de las clases sociales vulnerables, y no como lo tratarán de presentar los críticos para controlar la inflación, para después calificarlo de fracaso, en virtud de que en las condiciones actuales en las que estamos exportando la inflación vía insumos, es poco menos que imposible que empiece a reducirse.

Con mucha claridad lo dijo el propio presidente previo a la presentación del plan, con las siguientes palabras: "El día de hoy, vamos a dar a conocer un plan para enfrentar la inflación, porque debemos actuar, no quedarnos con los brazos cruzados, porque la inflación como todos sabemos, afecta mucho la economía y afecta más a la gente de escasos recursos económicos”.

Claramente lo dijo López Obrador ".. enfrentar la inflación”, no dijo combatirla y tampoco dijo reducirla, aunque si servirá de alguna manera para paliarla e incidir en los índices inflacionarios del futuro inmediato, como lo está haciendo el subsidio a las gasolinas que ha evitado el disparo en los precios, lo cual, según estimaciones del secretario de Hacienda ha evitado que la inflación actual de 7.6 %, fluctúe alrededor del 10%.

También considero que se querrá comparar este plan con los pactos gobierno-iniciativa privada que fueron muy socorridos en los regímenes de inflación galopante que encabezaron José López Portillo y Miguel de la Madrid, que a la postre resultaron sonoros fracasos.

Empero, hay diferencias sustanciales entre los acuerdos celebrados con el sector empresarial de aquella época y el plan actual. Los famosos pactos de entonces, eran para combatir efectos inflacionarios originados internamente por excesos en el gasto público que los gobiernos solventaron irresponsablemente con emisión desmedida de papel moneda y cuantiosos préstamos de los organismos internacionales, a diferencia de la inflación actual que viene del exterior y afecta a la gran mayoría de los países.

Otra gran diferencia, es que los populistas presidentes priístas de aquel entonces, realizaron los acuerdos con todo el sector empresarial, participando todas las Cámaras y organismos de iniciativa privada, en tanto, el proyecto de AMLO se logró mediante acuerdos directos con diversas empresas y productores sin que haya habido ninguna intervención de las cúpulas empresariales.

 

Los productos del PACIC

No se debe esperar una reducción en los precios de los 24 productos que el gobierno federal escogió a partir de una canasta que tiene la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Se trata de evitar que en los próximos seis meses sigan aumentando.

Según la lista que Presidencia y Hacienda repartieron a los productores y cadenas de autoservicio, los siguientes son los 24 productos que desde hoy tendrán un precio máximo:

 

1. Aceite vegetal. 2. Arroz de grano. 3. Atún. 4. Azúcar morena. 5 Bistec de res. 6 Cebolla. 7 Chile jalapeño. 8 Chuleta de puerco. 9 Frijol en grano. 10 Huevo de gallina. 11 Jabón de tocador. 12 Jitomate saladet. 13 Leche. 14 Limón. 15 Manzana. 16 Naranja. 17 Pan de caja. 18 Papa. 19 Papel higiénico. 20 Pasta de sopa. 21 Pollo entero. 22 Sardina. 23 Tortilla de maíz. 24 Zanahoria.

En una gran cantidad de familias humildes, estos 24 productos representan un alto porcentaje del gasto en alimentación, aunque no así para estratos sociales de clases medias y altas. Queda con ello muy claro que la principal preocupación del presidente ante la inflación concuerda con lo que a diario pregona:

Por el bien de todos, primero los pobres

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba