Desaíran vacuna contra Covid, porque creen que ya pasó la pandemia

Día de publicación: 2022-05-10
Por: Judith Franco



La semana anterior comentaba con una médica del IMSS que la gente ya perdió totalmente el miedo al Covid-19 y anda por la vida tan tranquila, sin la menor preocupación, pese a que este virus continúa activo y nos puede dar una sorpresa nada agradable, e incluso, políticos y deportistas han resultado positivos a la enfermedad a nivel internacional.

Por lo pronto en Sonora, la gente se pasea con el cubrebocas y es cuestión de días para que se considere innecesario su uso, incluso en Puerto Peñasco ya no es obligatorio utilizarlo, y no han aprendido que en otras ciudades, se regresó a la obligatoriedad de la mascarilla al repuntar los casos.

De hecho, la vacunación contra el virus que se implementó en los últimos días para proteger a menores de 12 a 14 años, así como para jóvenes de hasta 17 años a quienes les faltaba alguna dosis, al menos en el caso de Hermosillo fue un fracaso, porque apenas acudió el 40 por ciento de los estimados.

E insisto, entre la población existe la percepción de ya terminó la pandemia, tal y como me lo dijo un desconocido en la clínica 37 del IMSS, cuando se sentó junto a mí, dejando de lado la sana distancia, pese a que en la silla había un letrero de mantenerla libre y al señalárselo me dijo "ya se acabó eso”, obviamente, me tuve que levantar.

De acuerdo con el encargado del programa de Bienestar en Hermosillo, Melitón Sánchez Durazo, la percepción que existe entre la población de que el Covid ya no es de riesgo, es lo que provocó la escasa respuesta entre los jóvenes.

Y sobre todo, cuando quien debería normar la obligatoriedad de las vacunas, siempre ha desestimado la pandemia, de ahí que no nos sorprendamos cuando repunten los casos y tengamos encima un problema encima, aunque hay apostarle a que no suceda, de ahí que siga cuidándose y no se confíe para no formar parte de las estadísticas.

 

Violencia se asienta en Caborca donde asesinan con saña a joven mujer

La violencia migró ayer de Cajeme a Caborca, en donde una joven mujer, de apenas 22 años fue asesinada de al menos 10 impactos de bala, además de que le colocaron una bolsa en la cabeza, para torturarla, tras ser privada de la libertad en su vivienda la noche del domingo y su cuerpo fue abandonado en una fosa en un panteón de esa localidad.

Cuál sería el motivo para ensañarse de esa manera con la joven, lo ignoramos y por supuesto lo condenamos, al igual que cualquier tipo de violencia, pero en verdad, estamos asombrados de cómo ha ido en ascenso la saña con la que actúan los grupos delincuenciales en el estado.

Horas después fue asesinado con armas de grueso calibre un motociclista también esa localidad del desierto del estado, mientras que en San Luis Río Colorado, fue calcinada una persona dentro de un vehículo, al igual que ocurrió la madrugada del domingo en Guaymas, en donde fueron dos los hombres quemados en un tambo de 200 litros.

También el vecino puerto siguió con su dosis de violencia ya que en la colonia La Cantera, la noche del domingo ultimaron a un individuo apodado el Chochas, de apenas 31 años de edad…Tremenda la situación en Sonora…

 

Ahora matan a dos mujeres periodistas en Veracruz

Y todavía no terminábamos de digerir el asesinato del colega sinaloense, Luis Enrique Ramírez, ocurrido la semana anterior, cuando en Veracruz fueron ultimadas a balazos dos mujeres periodistas, cuando estaban por fuera de una tienda de conveniencia en la población de Cosoloacaque.

Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olvera eran colaboradoras de la agencia de noticias Veraz, medio digital del sur de Veracruz y de sus atacantes no se tienen mayores datos.

Lo lamentable es que por más condenas y lamentos, la violencia continúa en el país y sin importar la actividad que se realice no se ve para cuándo pueda controlarse y todos estamos en un estado de indefensión enorme.

Y antes de cerrar este espacio deseo enviar un abrazo solidario para nuestro amigo y colega Francisco Arenas Murillo por el sensible fallecimiento de su señora madre, quien seguramente ya está gozando de la paz al lado del Señor, pero deja gran dolor entre su familia.

También enviamos una felicitación a todas las mujeres que son madres, tanto biológicas como de corazón, sobre todo a la mía, doña Manuela Ainza Rodríguez, a mis hermanas, hijas, nueras, primas, colegas, amigas y conocidas, así como a nuestras lectoras, que sea un gran día!

 

Correo electrónico franco@entornoinformativo.com.mx

Ir arriba