Lilly Téllez, impoluta y Senadora

Día de publicación: 2022-05-19
Por: Feliciano J. Espriella



Quiero destacar que separo los términos impoluta y Senadora porque me parece que es muy poco probable (casi imposible diría) que existan en el Senado de la República integrantes a los cuales se les pueda aplicar el adjetivo impoluto.

Sin embargo, como sonorense, la polémica Senadora debe haber aprendido desde hace muchos, pero muchos años, que para tener la lengua larga, se necesita tener la cola corta, y por la sarta de sandeces, improperios, insultos, amenazas, denuestos, calumnias y todo tipo de agresiones verbales que acostumbra proferir cada vez que está frente a un micrófono o una cámara, ella debe creer que tiene la cola corta.

Y sus fogosos ataques verbales los hace con tanto aplomo y aspavientos, que no dudo convenzan a sus seguidores (partiendo del supuesto de que los tenga) que, a pesar de sus desfiguros y soez vocabulario, que es verdaderamente impoluta.

Antes de continuar, quiero hacer una aclaración que considero pertinente, pues si como le dijo al periodista Vicente Serrano la directora del Instituto Sonorense de Cultura (ISC), Beatriz Aldaco, una verdadera dama de las letras que conoce muy bien a la susodicha Senadora desde la infancia, ésta, es una redomada ignorante y de quién cree que en la vida haya leído un libro completo, podría confundirse y hasta acusarme de violencia de género:

La palabra impoluto lejos de ser un adjetivo peyorativo es, al contrario, lisonjero. Las siguientes, si se duda, son sinónimos: limpio, impecable, irreprochable, intachable, perfecto, pulcro, impecable, inmaculado y puro

Sin embargo, la realidad es que la Senadora si tiene una cola larga, y bastante larga. Para muestra un botón:

Hace unos días circuló a través de redes sociales un mensaje que envió el empresario hotelero Eduardo Salido Encinas, propietario del Hotel Plaza Álamos, de la llamada Ciudad de los Portales, con el siguiente texto:

"Un favor a quien lea esto. Si ven en su caminar a una tal lilly Téllez, por favor díganle que pase a pagar el adeudo de su hospedaje en Hotel Plaza Álamos, esto en Álamos, Sonora. Su adeudo data de casi 4 años. Cuando andaba en campaña para senadora”.

El tema fue retomado por varios comunicadores y tuiteros que le dieron amplia difusión. En lo personal me interesó por dos motivos:

1.        Eduardo Salido es mi primo y llevo con él una muy estrecha y buena relación.

2.        Porque exhibe la doble moral de un personaje en mi opinión deleznable que se sacó la lotería sin comprar billete y usurpa una posición para la que no tenía capacidad, no se ha esforzado en obtenerla y no ha hecho absolutamente nada para cumplir con una responsabilidad que nos cuesta a todos los mexicanos

Con base en relación con el primer punto, me comuniqué con mi pariente quién me confirmó lo publicado en redes sociales, lo cual, sintetizando se resume en lo siguiente:

El 7 de junio de 2018, la multicitada Lilly Téllez, en el marco de su campaña para Senadora, llegó a Álamos acompañada de su comitiva. Tomó en el Hotel Plaza Álamos (un bellísimo hotel con todas las comodidades y excelente ubicación) cinco habitaciones para su comitiva, la cual instaló y, aprovechando que su propietario se encontraba fuera de la ciudad, sorprendió a la persona encargada y la convenció de esperar para el pago unos días, que supuestamente les enviarían unos días después.

En tanto ella, seguramente sintió la presión de los llamados de su alcurnia que la incitaban a alojarse en la hospedería más cara del lugar, y se fue al Hotel Posada de los Santos, cuyas tarifas en habitaciones regulares son alrededor de cinco veces más caras que en el Plaza Álamos, y una suite, que no dudaría que haya ocupado la candidata, puede costar entre mil y dos mil dólares la noche.

Ante estos acontecimientos, aunados al hecho de que también como candidata le ofreció a los habitantes de Ures obsequiarles una ambulancia para la Cruz Roja, que cumplió con un burdo engaño al entregarles después de 4 años una chatarra de 30 años de antigüedad que probablemente sacó de algún yunque americano, no dudaría que en el resto del estado haya dejado deudas sin pagar.

Cierro con un breve bosquejo de la personalidad de Lilly, que la directora del ISC describió en el programa Sin Censura del periodista Vicente Serrano:

"Sabe que tiene poder, sabe que tiene seguidores, y aprovecha esa tribuna para ser escuchada, para ser aplaudida, utilizando un lenguaje soez, como enano, lépero, porque lo que quiere es asustar. A ella le gusta asustar y le gusta que la sigan mediante esta agresión que confunde con la valentía.

"Pero son cosas muy diferentes, yo creo que uno de los contenidos de la real valentía debe ser la inteligencia, debe ser el conocimiento y debe ser una experiencia cultivada con mucho cuidado a lo largo de la vida”

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

 

Ir arriba