Qué favor le debo al PRI...

Día de publicación: 2022-06-13
Por: Feliciano J. Espriella



Por haberme gobernado, agregaría parafraseando a José Rubén Romero, en su popular novela "La vida inútil de Pito Pérez”, para continuar: si de chico fui infeliz y de grande infortunado.

En mi columna del pasado 16 de mayo titulada "Inició el PRI su comedia electoral”, en la que me referí al inicio de la contienda en el Revolucionario Institucional para renovar su dirigencia estatal, escribí lo siguiente:

"El pasado viernes inició una comedia más orquestada por la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional, con el propósito (dicen) de que les presenten a sus militantes la visión y proyecto de partido los ocho conspicuos varones y las dos distinguidas damas que intentan sacrificarse para dirigir en el estado los despojos del otrora invencible partidazo.

"Lo peor de todo es que saben por la manera en que se han presentado los acontecimientos, que lo único que va a contar es la decisión del actual dueño del partido, Alito Moreno, que va a decidir (y seguramente ya lo tiene decidido) a quién le va a entregar la medallita, que en agradecimiento le servirá incondicionalmente de tapete a partir de la fecha en que proteste”.

No lo quise destacar en esa ocasión, porque no era el tema central, pero todos los aspirantes que hicieron uso de la palabra lanzaron loas en pro de Alejandro Moreno Cárdenas, aún presidente nacional y de quien en aquél entonces se acababan de exhibir varios videos que mostraban con lujo de detalles su corrupción.

Por cierto, en el último video, puesto en circulación tres días antes de aquella memorable fecha para el priísmo sonorense, el 13 de mayo de 2022, su venerado Alito Moreno, con el lenguaje más abyecto y soez que le he escuchado a un dirigente político, había dicho que a los periodistas no hay que matarlos a balazos, sino de hambre. Y digo memorable porque me parece que nunca deberán olvidar lo rastreros que se vieron absolutamente todos los que participaron en dicho evento.

Peeeero, ahora que ya sintieron en carne propia los alcances de la insidia del tal Alito, quien sin el menor pudor les está aplicando la receta que Paco Taibo ha hecho famosa, entonces sí se sienten ofendidos y dispuestos a evitar que se sigan burlando de su buena disposición, y se atente flagrantemente en contra del espíritu democrático conque aceptaron participar en la contienda, la cual, por cierto, califiqué de comedia en un acto de conmiseración, cuando en realidad ya desde entonces presagiaba ser sólo un acto vodevilesco, eso sí, con todo el boato y la parafernalia que los espectadores merecen.

Por fin se quitaron las máscaras y dieron rienda suelta a sus instintos histriónicos reprimidos, escenificando el pasado domingo varios actos y realizando diversas acciones que pudieran ser bien vistas en los días de carnaval, pero que distan mucho de ser acordes a lo que la sociedad sonorense esperaría de quienes aspiran a dirigir un partido político que eventualmente intentará llegar al poder.

En pocas palabras, quienes como borreguitos aceptaron entrar a una contienda en la que el organizador ha demostrado en el pasado, no una, sino decenas de veces que sólo el decide cuándo y cómo se realizan, y que en absolutamente en todas las ocasiones anteriores se ha favorecido y entronizado a alguien de sus preferencias, no tienen porqué sentirse defraudados.

 

Protesta de Meade

No tenían desde el inicio la más mínima probabilidad de ganar, eso lo sabían perfectamente. Pero aún así, en su oportunidad llenaron de elogios a quien saben perfectamente que es el más abyecto, el más corrupto y sin duda alguna, el peor presidente nacional del partido en toda su historia.

Que no vengan ahora conque esperaban que quien sin misericordia ha humillado y pisoteado a todos quienes se le han opuesto, que esperaban que por ser ellos o por ser sonorenses, les ofrecerían un verdadero proceso democrático, el cual, en última instancia a la luz de los finalistas, a la sociedad sonorense, ¿en qué le beneficiaría?

Sí, es verdad que es un proceso interno de un partido. Pero es un partido que, aunque afortunadamente cada vez tiene menos apoyo de los electores, eventualmente obtendrá posiciones legislativas o de gobierno por medio de candidatos que digan lo que digan, serán palomeados por Alito o ya saben quiénes aquí en Sonora, y que en el poco pero probable caso de que ganen en las urnas, responderán antes que nada a papá Alito o a papá erreeme, ¿qué no?

Por ello, cuando me enteré que el pasado domingo utilizaron como carne de cañón a personas evidentemente muy humildes para montar la pantomima, recordé los versos que declama Pito Pérez en la novela, y cuando menos para que no olvidemos que en México tenemos más de 60 millones de pobres que se produjeron principalmente por las políticas económicas y sociales que durante 70 años implantó el PRI, parafraseé los mencionados versos, con la siguiente interpretación:

Qué favor le debo al PRI/ por haberme gobernado, / si de chico fui infeliz, y de grande infortunado, / si en las urnas me arriesgué, y mi voto fue burlado.

¡Qué favor le debo al PRI/ por haberme gobernado!

 

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

 

Twitter: @fjespriella

Correo: felicianoespriella@gmail.com

Ir arriba